Infortunado regreso de Claudio Bravo en la Liga Premier

Los dos primeros remates del Liverpool a la portería del Manchester City fueron goles, sin responsabilidad del arquero chileno, y el quinto terminó también en la red. Tres uno ganó el equipo dirigido por Jurgen Klopp y se disparó en la tabla.

Tenía dudas la prensa inglesa sobre la influencia (mala influencia) que podía tener Claudio Bravo en el arco del Manchester City. El arquero chileno no había tenido acción en la Premier League de esta temporada y, seguramente, no la habría tenido si no se hubiese lesionado el titular. Pero el bueno de Pep Guardiola salió en defensa de su dirigido: “Hay que respetarlo. Es un arquero excepcional. Lo veo todos los días en los entrenamientos y sé lo buen arquero que es”.

Lindas y estimulantes palabras para el hijo ilustre de Buin, de las que seguramente después estuvo arrepentido: a los 12 minutos de juego, después de dos llegadas del Liverpool, Claudio Bravo había tenido que ir dos veces a sacar la pelota que había entrado a su arco. Después tuvo un par de contenciones de algún mérito en su quinta intervención nuevamente fue batido. Resultado final: cinco remates y tres caídas.

¿Responsabilidad en los goles? Ninguna en los dos primeros: un misilazo de Fabinho desde 30 metros y un cabezazo libre de Mohamed  Salah. Pero algo de culpa en el tercero: el centro de Jordan Henderson fue desde mucha distancia, y Bravo pudo hacer algo más que mirar cómo la pelota cruzaba muy cerca suyo para que la empalmara Sadio Mané con otro cabezazo.

Al final terminaron 3-1, con un descuento de Bernardo Silva, que aprovechó un centro de Angeliño en la casi única incursión del lateral español en terreno ajeno. Y el resultado se ajustó plenamente a las características del partido, a pesar de que jugadores y técnico del Manchester City reclamaron como penales dos manos muy discutibles en el área local.

Una gran maniobra del arquero Alisson Becker para bloquear un disparo de Sergio Agüero y una pelota en el palo después de un puntete de Angeliño fueron las únicas oportunidades de gol que gestó el equipo celeste en todo el primer tiempo. Y en el laso final no fue mucho más lo que consiguió, aunque pasó los últimos 40 minutos en campo ajeno, muy cerca del área del Liverpool y con 79 por ciento de posesión.

Con mejor organización de juego e individualidades más destacadas, el conjunto dirigido por Jurgen Klapp, considerado como el mejor del mudo en estos días, dio lecciones de circulación y contraataques. Las grandes diferencias estuvieron en el rendimiento individual: mientras el City sólo tuvo a Raheem Sterling en un nivel acorde con su nombradía, el Liverpool sólo tuvo un punto bajo en su formación: el desempeño oscuro de Roberto Firmino.

Hubo un momento, cuando estaban 3-0,  en que el resultado rompía con todo lo ocurrido en las últimas semanas. En los encuentros previos el Liverpool había vencido por marcadores estrechos, de no más de un gol de diferencia, y ahora insinuaba una goleada de proporciones. A la vez, en todos esos partidos había recibido al menos un gol, y esta vez no se veía por dónde pudiera verse su valla vulnerada.  Al final, lo único que mantuvo la tradición fue la maldición de pesa sobre el Kun Agüero en el Anfield Road: en ocho partidos que jugó ahí no ha podido celebrar un gol y sólo cuatro veces ha podido rematar al arco.

Con este resultado, Liverpool se disparó en la tabla de posiciones. Sacó una ventaja de ocho puntos sobre Chelsea y Leicester, sus más próximos escoltas, y de nueve sobre el Manchester City, su más peligroso rival en la carrera por el título.

PORMENORES

Cancha: Estadio Anfield Road, de Liverpool.

Público: 54.074 espectadores.

Árbitro: Michael Oliver.

LIVERPOOL (3): Alisson; Trent Alexander-Arnold;  Dejan Lovren, Virgil Van Dijk, Andrew Robertson; Jordan Hemderson, Fabinho Tavares, Georginio Vijnaldum; Mohamed Salah (86’, Joe Gomez), Roberto Firmino (84’, Xherdan Shakiri) y Sadio Mané. DT: Jurgen Klopp.

MANCHESTER CITY (1): Claudio Bravo; Kyle Walker, John Stones, Fernandinho, Angeliño; Kevin De Bruyne, Rodri Hernández, Ilkay Gündogan; Bernardo Silva, Sergio Agüero (70’, Gabriel Jesús) y Raheem Sterlingt. DT: Pep Guardiola,

Goles: 5, Fabinho (L); 12, Salah (L), cabezazo; 51’Mané, cabezazo (L); 78’, Silva (MC).

Amonestado: Rodri Hernández (MC).

Expulsados: no hubo.

: