Investigan al secretario general de la OEA por tener una amante

El uruguayo Luis Almagro mantiene una relación amorosa con una funcionaria mexicana del mismo organismo, lo que violaría el código de ética.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: ARCHIVO

El secretario general de la Organización de Estados Americanos, el uruguayo Luis Almagro, enfrenta una investigación interna ante denuncias de que mantiene una relación amorosa consensual con una funcionaria mexicana de la misma entidad, lo que constituiría una violación del código de ética de la OEA.

La historia fue reportada inicialmente por la agencia The Associated Press (AP), que señala que era un secreto a voces, pues la relación se remonta a por lo menos cinco años. La mexicana es 20 años más joven que Almagro, de 59 y secretario general desde el 26 de mayo de 2015 y reelecto en 2020 por otro período de cinco años. Antes fue ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay durante el gobierno de José Mujica y embajador de su país en China (2007-2010) durante el primer gobierno de Tabaré Vázquez.

La funcionaria en cuestión trabaja en la Secretaría para el Fortalecimiento de la Democracia y, al parecer, se encuentra de licencia desde junio. No es claro si su retiro obedece al inicio de la investigación.

De acuerdo con Gonzalo Espariz, portavoz en la OEA, Almagro nunca se ha desempeñado como supervisor de la mujer. “Almagro nunca ha tomado parte en las decisiones relacionadas con los intereses de esta funcionaria de la OEA”, dijo Espariz. O sea, que la mexicana no trabajaba directamente con Almagro y su cargo no depende tampoco de la Secretaría General.

Sin embargo, debido al poder del secretario en la institución, la relación es cuestionable y eso es lo que se investiga.

La noticia se filtró cuando Almagro se encuentra en Perú asistiendo a la Asamblea General de la OEA, donde se han dado cita todos los cancilleres de la región. Pero también se produce una semana después de que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) destituyera a su presidente, Mauricio Claver Carone, por mantener una supuesta relación con una asesora, a quien promovió varias veces en los dos últimos años.

A diferencia del caso Almagro, la mujer, que es de origen colombiano, sí trabaja directamente bajo Claver Carone como su jefa de Gabinete. Una de las razones que también pesó en la destitución fue la falta de cooperación del funcionario.

Pero si la investigación en el caso Almagro confirma la existencia de la relación y las violaciones al código de ética, podría correr igual suerte que Claver Carone.

Almagro es visto como un fuerte aliado de Estados Unidos por sus posiciones pro-democracia y sus críticas permanentes a los regímenes de Nicaragua y Venezuela.

Sin embargo, para Estados Unidos será difícil defenderlo cuando ya existe el precedente de lo que acaba de suceder con Claver Carone.

Además, según la AP, la relación es una fuente de malestar para algunos de los 600 empleados de la OEA, intimidados por tener que trabajar con la presunta amante del jefe, según varios empleados actuales y retirados, y diplomáticos regionales.

Tres de ellos dijeron que los vieron besándose junto a una piscina durante la Asamblea General de la OEA en Medellín (2019). Otro dijo que los vio tomados de la mano en su oficina a mediados de 2020. Según un ex funcionario estadounidense, el jefe de la OEA le dijo que esa relación fue la que provocó su separación de su segunda esposa en la época de su reelección, en 2020.

El código de ética de la OEA dice que un miembro del personal no debe mantener una relación íntima con un colega de manera tal que “interfiera con el desempeño de sus funciones o coloque en desventaja a otras personas en el lugar de trabajo”. Además, que un jefe no debe ejercer funciones de supervisión sobre la otra persona ni beneficiarla en modo alguno.

Después de que la AP se comunicó con la mujer a su email de la OEA, su perfil en LinkedIn fue modificado para reflejar que ya no es asesora de la organización. La oficina de prensa de la OEA dijo que está con licencia sin goce de sueldo desde junio, sin explicar por qué.