Investigan decenas de muertes en una cárcel de Texas

El FBI lidera las pesquisas en torno a lo sucedido en la prisión de Harris, en Houston.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: HOUSTON CHRONICLE

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) inició un proceso en materia de derechos civiles sobre la muerte de dos internos en la cárcel del condado de Harris, en Houston (Texas), y de los decesos de decenas de otros reclusos en los últimos años.

“Estas investigaciones serán justas, exhaustivas e imparciales, y procederán independientemente de cualquier investigación estatal relacionada con incidentes en la cárcel. Para preservar la integridad y la capacidad de las investigaciones, no se compartirán públicamente detalles del proceso en curso”, tuiteó el FBI de Houston.

En particular, el FBI dijo que se centrará en las muertes de Jaquaree Simmons, ocurrida en febrero de 2021, y de Jacoby Pillow, reportada en enero pasado.

Simmons, de 23 años, fue detenido e ingresado el 10 de febrero de 2021. Fue descubierto por un funcionario de prisiones tendido boca abajo en su celda, y los intentos de reanimarlo no tuvieron éxito, dijo un informe de incidente de muerte. Simmons fue declarado muerto en el Hospital Lydon B. Johnson de Houston, según el informe del incidente.

El 1 de febrero de este año, la fiscalía del condado acusó al funcionario de prisiones Eric Niles Morales, de 28 años, de homicidio involuntario por la muerte de Simmons, según consta en documentos judiciales. El gendarme supuestamente dejó caer a Simmons de cabeza, le dio un rodillazo y golpeó su cabeza contra su celda y la pared causando su muerte, según los documentos judiciales.

Pillow, de 31 años, murió el 3 de enero después de que el personal “utilizara la fuerza para inmovilizarlo” tras ser acusado de agredir a un agente de detención mientras estaba en libertad bajo fianza, según el comunicado de prensa de la oficina del sheriff.

El anuncio se produjo poco después de que el abogado de derechos civiles Ben Crump, quien representa a varias familias de fallecidos en la cárcel celebrara una rueda de prensa. Crump pidió más transparencia en torno a las muertes en custodia, mientras que las familias hablaron de las frustraciones que han experimentado desde la muerte de sus seres queridos.

En lo que va de año, ha habido cuatro muertes de este tipo, dijo Angelique Myers, portavoz de la oficina del sheriff del condado de Harris. En 2022, se produjeron 27 muertes en la cárcel, y en 2021, otras 21, dijo Myers.

“Estoy deseando conocer las conclusiones del FBI, porque todos debemos saber toda la verdad si queremos mejorar nuestro funcionamiento y hacer que la cárcel sea lo más segura posible para todas las personas confiadas a nuestro cuidado”, declaró el sheriff del condado de Harris, Ed González.

Texas es uno de los pocos estados que tienen una ley de notificación obligatoria de muertes bajo custodia. Cada vez que se produce una, las fuerzas del orden están obligadas a presentar un informe en un plazo de 30 días al fiscal general del estado. Gracias a esta legislación, Texas es uno de los pocos lugares donde las familias que han perdido a seres queridos mientras se encontraban en prisiones tienen acceso a la información.

Otros no tienen tanta suerte, y en las cárceles el problema es especialmente grave. Hay 3.300 cárceles en todo Estados Unidos, y la mayoría son de gestión local y sólo rinden cuentas ante su jurisdicción, y suelen estar dirigidas por un sheriff elegido que puede tener o no experiencia penitenciaria.