Irán suprime su Policía de la moral

La fuerza, vigente desde el año 2005, vigilaba la vestimenta y detenía a las mujeres que no se cubrían de acuerdo con los códigos.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: INSTAGRAM

Irán suprimió por fin la Policía de la moral, la fuerza que vigilaba la vestimenta de las personas y detenía a las mujeres que no se cubrían de acuerdo con los códigos dictados por el sistema de la República Islámica.

La supresión se interpreta como una cesión ante las protestas populares que han costado la vida a cientos de personas en los últimos tres meses en el país. La víctima más conocida es Masha Amini, quien falleció en una comisaría tras ser detenida en septiembre por la fuerza moralista por no llevar bien puesto el velo islámico.

El 16 septiembre se conoció del fallecimiento de Mahsa, de 22 años, producto de un infarto y el coma que sufrió en una comisaría de Teherán, donde estaba detenida.

El 18 septiembre, bajo el lema “Mujeres, vida y libertad”, un grupo de manifestantes protestó en la Universidad de Teherán. En 21, el gobierno bloqueó internet y limitó WhatsApp e Instagram.

Para el 22 septiembre, la Guardia Revolucionaria calificó las protestas como “sedición” y dos días después, el presidente Ibrahim Raisi llamó a actuar de forma “decisiva” contra quienes se oponen a la seguridad del país.

El 25 del mismo mes las marchas se propagan por Shiraz, Isfahán, Hamedán, Bandar Abas, Qom, Rasht, Ghazvin.

El 30 septiembre, conocidos futbolistas y cantantes son detenidos por apoyar las protestas.

Para el 24 octubre, ciudadanos de una universidad de Teherán comen juntos ignorado la segregación por sexos que imponen los estrictos códigos de conducta y después de que las autoridades cerrasen el comedor para impedirlo. La Justicia acusó a 516 personas de participar en las protestas y cuatro de ellas se enfrentan a la pena de muerte.

El 26 de octubre, cientos de personas se reunieron en la tumba de Amini para conmemorar el fin del luto de 40 días y un día después, Raisí aseguró que las protestas “allanaron el camino” para el ataque a tiros por parte del Estado Islámico, el día anterior, que causó 15 muertos en un mausoleo de Shiraz.

El 31 octubre, el Poder Judicial anuncia que unas mil personas serán juzgadas.

Desde el comienzo de las protestas, seis personas han sido condenadas a muerte y otras 21 se hallan en juicios ilegítimos y a puerta cerrada, acusadas de delitos difusos como “guerra contra Dios” o “corrupción en la tierra”, contemplados en el código penal islámico y punibles con la pena capital.

No fue hasta el sábado 3 diciembre que Irán confirmó la muerte de más de 200 nuevas personas en las protestas.

“La Policía de la moral no tiene nada que ver con el Poder Judicial y fue suprimida”, afirmó el fiscal general de Irán, Mohammad Jafar Montazeri, según informó la agencia de noticias iraní ISNA.

El fiscal respondió a una persona que participaba en una ceremonia religiosa en la ciudad de Qom, al suroeste de Teherán, que le preguntó “por qué la Policía de la moral fue suprimida”, informó la agencia de noticias AFP.

Conocida como Patrullas de Orientación, la fuerza fue creada bajo el mandato del ultraconservador presidente Mahmud Ahmadineyad (2005 a 2013) para “difundir la cultura de la decencia y el hiyab” (el velo femenino).

Sus unidades estaban formadas por hombres con traje verde y mujeres que llevan un chador negro, una prenda que recubre todo el cuerpo salvo la cara. Las primeras patrullas empezaron sus labores a fines de 2005.