Isla navega con bandera y pasaporte libre en el mapa europeo…

De concretarse su paso al Betis de Manuel Pellegrini en España, el jugador chileno sumaría el quinto país de su importante recorrido futbolístico por ese continente. En 13 años de carrera lejos de Chile -donde ni siquiera debutó como profesional-, el Huaso se dio el lujo de jugar en Italia, Inglaterra, Francia y Turquía.

Mauricio Isla dejó el paradisíaco Estambul luego de tres temporadas irregulares con el Fenerbahce cerrando otro de los seis peldaños que escala su trayectoria internacional, encadenada por Undinese, Juventus, Queens Park Rangers, Olimpique Marsella, Cagliari y el club turco. El jugador de Buin ostenta un registro excepcional de haber salido hace 13 años sin debutar en Chile, apovechando la crisis que le produjo ser desechado por el técnico peruano Chemo Del Solar cuando recién asomaba al plantel de la Universidad Católica.

Con 309 partidos jugados como profesional desde 2007 en diferentes medios europeos, el Huaso es producto de una generación dorada que explotó con el hoy desproporcionadamente venerado Marcelo Bielsa la cabeza y que, después, forjó su propio destino por distintos derroteros.

Es evidente que Isla se fue a Europa decidido a conquistar su futuro y ahora aún pretende estirar su carrera en esa geografía de incomparable nivel competitivo y económico. Las canchas de entrenamiento de la Ciudad Deportiva Camilo Cano en el soledado Alicante acogen por estos días a Mauricio en España, apoyado por su amigo y preparador físico Miguel Gandía, con quien planifican un acondicionamiento intenso a la espera del próximo equipo.

Preparándose en España.

 A casi 650 kilómetros de ahí está la cancha del Betis, que ahora dirigido por Manuel Pellegrini –en rigor, nunca tan afecto a los refuerzos chilenos- podría convertirse en la nueva camiseta. Sin embargo, entre sus pretendientes también figura el Panathinaikos de Grecia y el Boca Juniors argentino, que fue el primero en declararse cuando Isla salió de Turquía en medio de desacuerdos económicos con su ex cuadro local. Incluso, Juan Román Riquelme entregó las referencias más interesadas para integrarlo al más popular de Argentina, pero de momento el representante del lateral avanza en los acercamientos con el Betis como prioridad principal.

Que Isla y su esposa Gala no se muevan de España en ese contexto es un indicador poderoso de las aspiraciones actuales, a pesar de que en el comienzo de su libertad de acción el volante de la selección mundialista de Canadá haya revelado en una entrevista  las posibilidades que asomaban en el horizonte. Incluso, con guiños destinados a asegurar su aterrizaje definitivo en la U, al igual que Alexis. “Hasta ahora no sé dónde me voy a ir. Hasta ahora no sé nada, yo he tenido solo una conversación con Boca Juniors y ellos me pidieron pero hasta ahora no sé nada. Sí me encantaría de corazón jugar en la U, es mi sueño, es el sueño de mi madre y de mi familia. Cuando uno tiene algo en el corazón claramente quiere jugar, pero… ¿Te digo la verdad? Ojalá juegue en los dos: En Boca y en la U», confesó en ese momento.

Como sea, los 32 años del Huaso son una bandera de vigencia indiscutible, con respaldo de equipos relevantes y un recorrido difícil de encontrar en estos tiempos de fulgores fugaces. Ya sea en Europa o en Boca, el rendimiento de Isla garantiza que, a despecho de su apellido, siempre pisa tierra firme…