Jacinda Ardern, primera ministra de Nueva Zelanda, anuncia su dimisión: “No tengo energía”

La carismática dirigente del Partido Laborista dejará su cargo en febrero.

Por EL ÁGORA / Foto: ARCHIVO

La primera ministra de Nueva Zelanda, la laborista Jacinda Ardern, de 42 años, anunció sorpresivamente este jueves que dejará el cargo en febrero y que, por lo tanto, no se presentará a la reelección de octubre. El anuncio lo hizo en el marco de una reunión del Partido Laborista en la ciudad oriental de Napier: “No tengo suficiente energía para seguir con el trabajo. Es el momento”. 

“No lo dejo porque sea duro, lo dejo porque este trabajo conlleva una gran responsabilidad y no tengo suficiente energía para hacerle justicia. Creo que liderar un país es el mayor privilegio que nadie puede tener, pero también uno de los trabajos más exigentes. No puedes ni debes hacerlo a no ser que tengas el depósito lleno y algo más en la reserva para afrontar los retos inesperados”, agregó Ardern.

Su reemplazante, que será elegida/o el 22 de enero en votación del seno del Partido laborista, requiere dos tercios del apoyo de los miembros, un proceso que se espera no pase más allá del 7 de febrero, fecha que Ardern ha puesto de tope para su dimisión. El viceprimer ministro, Grant Robertson, aliado de Jacinda, informó que no busca el liderazgo, por lo que no hay un candidato claro para ocupar el cargo.

Ardern se convirtió en la líder más joven del mundo cuando fue elegida primera ministra en 2017, a los 37 años. Durante su administración, Nueva Zelanda se enfrentó a numerosas dificultades, como ella misma recordó en la rueda de prensa: la pandemia de covid-19, los atentados en dos mezquitas de Christchurch en 2019 -que dejaron 51 fallecidos-, y la erupción del volcán White Island ese mismo año, entre otros acontecimientos. 

Su gestión y reacción tras los atentados fue valorada local e internacionalmente, prohibiendo después las armas semiautomáticas utilizadas durante el ataque y reformando las leyes de posesión de armas. Y en cuanto a la pandemia de covid-19, Ardern ordenó uno de los cierres de fronteras más estrictos del planeta.

Jacinda Ardern comentó que no tiene planes para cuando deje su puesto, y que aprovechará para pasar más tiempo con su familia mientras piensa en cómo continuar “ayudando a Nueva Zelanda”. Tuvo a su única hija siendo primera ministra, y la llevó cuando era bebé a la Asamblea General de la ONU en Nueva York, en 2018, tratando de normalizar su rol de madre.