Joe Biden exige que TikTok deje de ser una empresa china

De lo contrario, la popular aplicación de video podría ser prohibida en Estados Unidos.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: ARCHIVO

El gobierno de Joe Biden exige que se venda TikTok, con sede en Beijing, o, de lo contrario, la popular aplicación de video podría ser prohibida en Estados Unidos.

No está claro si los funcionarios federales han dado a TikTok un plazo para encontrar un comprador. En cualquier caso, se trata de una escalada importante por parte de los funcionarios de la Casa Blanca, cada vez más preocupados por la seguridad de los datos de los estadounidenses en la aplicación utilizada por más de 100 millones de sus compatriotas.

Es la primera vez que el gobierno de Biden amenaza explícitamente con prohibir TikTok. El presidente Trump intentó poner TikTok fuera del negocio, pero las acciones fueron detenidas por los tribunales federales. La nueva exigencia de los funcionarios estadounidenses se enfrentará casi con toda seguridad a un nuevo desafío legal por parte de TikTok.

La compañía está “decepcionada con el resultado”, dijo el portavoz de TikTok, sobre la nueva demanda de las autoridades estadounidenses.

Una empresa estadounidense que adquiriera TikTok necesitaría la bendición de las autoridades chinas, que durante años se han mostrado hostiles a la idea de vender su primer éxito mundial en redes sociales. Durante dos años, el Comité de Inversiones Extranjeras en EEUU (CFI-US), ha estado examinando si los datos estadounidenses están debidamente salvaguardados.

En respuesta, TikTok se comprometió a gastar 1.500 millones de dólares en un plan conocido como “Proyecto Texas”, que establecería cortafuegos más fuertes entre TikTok y los empleados de su matriz en Beijing.

El plan cuenta con la supervisión de datos de la empresa de software Oracle, con sede en Texas. También incluye monitores y auditores independientes para garantizar que ni ByteDance, propietaria de la empresa, ni los funcionarios chinos puedan acceder a los datos de los usuarios estadounidenses.

En un principio, el CFI-US parecía satisfecho con las medidas de seguridad que TikTok estaba aplicando, aunque el acuerdo no había sido aprobado formalmente. Ahora, sin embargo, el CFI-US rechazó la propuesta de TikTok y exige que ByteDance venda la app, algo a lo que ByteDance se ha resistido enérgicamente durante años.

Durante la administración Trump, un medio de comunicación alineado con el Partido Comunista Chino calificó una desinversión forzosa en Estados Unidos como equivalente a un “robo abierto”.

El CEO de TikTok, Shou Zi Chew, tiene previsto testificar ante el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes el próximo jueves. Esto se produce después de que a principios de este mes se presentara un proyecto de ley bipartidista que otorgaría al presidente Biden la autoridad para prohibir TikTok.