Joven que renunció a los Testigos de Jehová, perdió familia y amigos

El caso de la española Soyara Narez se viralizó tras contar su experiencia a través de Twitter. La secta, fundada en Estados Unidos a fines del Siglo 19, no celebra ni siquiera la Navidad y rechaza las transfusiones de sangre, entre otros principios fundamentalistas.

Por EL ÁGORA / Foto: TWITTER

Se llama Soraya Narez, es española y tiene 25 años. Está sola, no sólo por el hecho de ser soltera y no tener –por ahora- una pareja o un novio. Ocurre que Soraya decidió alejarse de la religión a la que hasta ahora había dedicado su vida, y ello le significó que su familia y amigos le dieran la espalda.

Ella había sido Testigo de Jehová.

Soraya relató su experiencia a través de Twitter, y a pesar de que esta religión cuenta con tantos seguidores como detractores a través del mundo, su caso se viralizó. Los seguidores de la secta la atacaron, pero fue mayoritario el apoyo de gente que aprovechó la oportunidad para referirse en duros términos a esta congregación que, como todas o casi todas las protestantes, tiene su origen en Estados Unidos.

La iglesia, fundada por Charles Taze Russel en Pittsburg, en 1872, sólo adoptó el nombre de Testigos de Jehová en 1931, aunque a fines del siglo 19 había iniciado su actividad misionera en Europa.

Los Testigos de Jehová no celebran ningún tipo de festividad. Ni siquiera la Navidad. Y sus principios son tan fundamentalistas que no aceptan, por ejemplo, una transfusión de sangre, aunque esté en riesgo la vida de un niño.

Soraya Narez señaló, basándose en un libro que sigue la secta, que “alguien que ha sido expulsado de la congregación, o que la abandona voluntariamente, deja de existir para su familia y parientes”.