La agonía esta vez se apiadó de Colo Colo

En el último minuto de descuento Lucas Barrios anotó el empate 1-1 ante Unión Española, cortando la racha de seis derrotas del elenco albo. Pero a cinco fechas del término del torneo sigue moribundo y sin dar señales de recuperación.

Hoy todo se confabulaba para que Colo Colo siguiera con diagnóstico terminal. Un estadio vacío, cinco titulares menos y una formación que anticipaba la incapacidad ofensiva que lo ha caracterizado a lo largo del campeonato.

El mal augurio se cumplió plenamente. Solo el cabezazo de Lucas Barrios en el minuto 93 impidió que los albos recibieran la palada final en un torneo que les ha sido totalmente ingrato. La igualdad 1-1 con Unión Española les permite seguir respirando, pero siempre conectados al respirador artificial.

La oncena titular de hoy era signo de la confusión que reina en la cabeza de Héctor Tapia. El estratega dejó solo a Lucas Barrios arriba, secundándolo con Valdivia detrás suyo y Fierro y Pinares como falsos extremos. Como dibujo táctico, impecable. Como realidad, una pésima idea. Porque Fierro hace rato que perdió su proverbial velocidad y Pinares nunca la ha tenido. Por eso, como ha ocurrido a lo largo del año, Valdivia no tuvo a quién extender sus pases con ventaja. Y sin esa filtración, Colo Colo se queda sin más armas para liquidar.

Lo curioso es que, así y todo, el control del juego le perteneció, tal como la mayoría de las oportunidades de gol. ¡Diez ocasiones tuvo antes de anotar el empate! Tres de ellas estrelladas en los palos del arco defendido por Diego Sánchez. No todas fueron desperdicios, es cierto, pero cuando un equipo pierde el poder de fuego, poco queda por esperar.

Si Colo Colo hoy al menos impidió su séptima derrota al hilo fue porque sin claridad táctica, pero con pinceladas de calidad de Valdivia y Pinares, principalmente, y el clarificador ingreso de Valdés en los últimos minutos, siempre pudo arrimarse al área hispana a la espera de embocarla. Esta vez ocurrió en la agonía, palabra que por primera vez en mucho tiempo le supo a alegría.

Ya habrá tiempo para analizar el porqué el campeón vigente este año perdió toda su prestancia y se ha convertido más bien en un bocado que cualquier equipo quiere devorar. Puede ser que el lento fútbol de Tapia se haya acentuado con la senectud de sus principales jugadores, que los refuerzos traídos a mitad de año no aligeraron el juego o que el plantel perdió la confianza en sus medios (que no son muchos). Sin duda, es una mezcla de todo eso, y tal vez más.

Lo único claro es que este torneo dejó al descubierto que al principal equipo del fútbol chileno le llegó la hora de renovarse. Tal vez en la banca, si así lo decide su gerente deportivo Marcelo Espina, y de todos modos en la cancha. Porque sin ambición, lozanía ni velocidad de juego no logrará revivir el próximo año.

PORMENORES

Torneo Nacional. Vigésimo quinta fecha.
Estadio: Monumental.
Público: no hubo en cumplimiento del castigo de dos fechas aplicado a Colo Colo.
Arbitro: Carlos Ulloa.

COLO COLO: Orión; Opazo, Barroso, Campos, Pérez; E. Pavez, Suazo (72′ Valdés; Fierro (76′ Véjar), Valdivia, Pinares; Barrios.

UNIÓN ESPAÑOLA: Sánchez; Gómez, González, Ampuero, L. Pavez Muñoz; Galluci (66′ L. Pavez Contreras), Dávila; Jaime (79′ Muñoz), Poblete, Carrera (73′ Palacios); Figueroa.

GOLES: 64′ 1-0 Carrera (UE); 90+3′ 1-1 Barrios (CC)

TARJETAS AMARILLAS: Barroso, Opazo y E. Pavez (CC), Carrera (UE)