anfp

La ANFP sigue manejando a su antojo la Federación

Justo Alvarez, timonel de ANFA (Asociación Nacional de Fútbol Amateur), y como tal vicepresidente del organismo máximo del fútbol chileno, señaló que Andrés Fazio está usurpando funciones que no le competen, que los dineros que produce la Roja siguen ingresando irregularmente a través de la ANFP y que el menosprecio del sector profesional hacia el amateur, en el seno de la Federación, sigue como en los mejores tiempos de Sergio Jadue.

Se enteró con sorpresa, y no poca molestia, que Andrés Fazio, vicepresidente de la ANFP, no sólo asumía como oficioso vocero de la Selección Chilena tras el fracaso en las clasificatorias ante el mutismo de quien debía hablar –Arturo Salah-, sino que al medio de prensa que quisiera escucharlo el alto directivo del fútbol profesional le informaba que es él quien está encabezando las tratativas y negociaciones que deberán concluir, a breve plazo, con la contratación del nuevo director técnico de la Roja.

Justo Alvarez, presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Amateur (ANFA), y como tal segundo hombre en la jerarquía de la Federación Chilena de Fútbol, sin embargo, no fue el único mal rato que se llevó en los últimos días. Invitado este jueves por la Comisión de Deportes de la Cámara de Diputados, supo que al absoluto ninguneo que de su sector ha hecho en los últimos tiempos el sector profesional, debía sumar una proposición insólita (y que él calificó como “inaceptable”), de parte del parlamentario socialista Marcelo Schilling: que de los dineros que produce la Selección Nacional la ANFA sólo reciba el 15%.

Alvarez, en conversación con El Agora, señaló al respecto que “ignoro de dónde sacó el señor Schilling este porcentaje que según él debiera recibir mi sector. Desconozco también qué es lo que pretende con tal proposición, como desconozco también en qué se basa o qué consejos –y de quién o de quiénes- recibió para plantear esto. Mi respuesta espero que no le haya dejado lugar a dudas: la ANFA ha aceptado ya demasiados desprecios y desdenes como para sumar este nuevo abuso. En otras palabras, lo que produce la Selección Chilena debe continuar repartiéndose en partes iguales entre el sector profesional y el sector amateur”.

-¿Cuál fue la reacción del diputado Schilling a sus palabras?
“Insólita. Porque lo que uno menos puede esperar de un parlamentario que aborda un tema de interés nacional, como lo es el fútbol, termine reconociendo que sobre el reparto económico que yo lo ilustré él no tenía idea”.

Agregó tajante: “No vamos a aceptar que, respecto de nosotros, se siga teniendo el mismo criterio que evidenció la ANFP durante todo el período del señor Sergio Jadue, es decir, que no se nos considere como integrantes de la Federación Chilena de Fútbol y que todo se maneje sin tomarnos en cuenta para nada”.
-¿Qué ha cambiado entonces desde el tristemente célebre período de Jadue hasta ahora respecto del manejo de la Federación? Se lo pregunto porque, en los hechos, la hicieron desaparecer, con todas las nefastas y escandalosas consecuencias que conocemos todos.

“Yo sigo teniendo confianza en Arturo Salah como presidente de la Federación. De hecho, hemos vuelto a funcionar de acuerdo a lo que señalan los reglamentos y estatutos que rigen al fútbol nacional. Sin embargo, más allá de que nuestro trato al interior del organismo es correcto y formal, vemos con preocupación que el desprecio y desdén hacia nuestra Asociación se mantiene prácticamente en los mismos términos”.

-El papel que ha asumido Andrés Fazio al parecer es una clara muestra de aquello.
“Seamos claros: el señor Fazio es dueño de opinar acerca de la Selección Nacional como lo puede hacer cualquier aficionado al fútbol de este país. La Roja nos atañe a todos y es de todos. Lo que el señor Fazio no puede hacer, sin embargo, es arrogarse atribuciones que no le competen y que, según tengo entendido, nadie le ha dado, como transformarse en el vocero oficial y, lo que es peor, auto designarse como quien está encabezando las tratativas para la contratación del nuevo director técnico nacional que reemplace a Juan Antonio Pizzi. Para que a nadie le queden dudas: con su actitud el señor Fazio está usurpando funciones que no le competen”.
-El es vicepresidente de la ANFP, pero no forma parte del directorio de la Federación Chilena de Fútbol.

“Exactamente. Y los reglamentos y estatutos del organismo no dejan lugar a dudas. Nosotros no queremos ser intransigentes. Dicho de otra forma, esos mismos estatutos y reglamentos señalan que es prerrogativa del sector profesional de la Federación asumir ese tipo de tareas y sinceramente creemos que está bien que así sea. Pero lo que no se puede hacer –ni nosotros estamos dispuestos a aceptar- es que en este tema, como en otros, se nos pase a llevar en forma tan grosera y sin ningún tipo de consideración o respeto”.

-En otras palabras, si el sector profesional de la Federación hubiera sugerido al interior del organismo el nombre del señor Fazio para llevar estas tratativas…

(Interrumpe Justo Alvarez)

“Lo más probable es que lo hubiéramos aceptado de buena gana. Le digo: nosotros no tenemos nada personal en contra del vicepresidente de la ANFP, pero lo que no podemos aceptar, por un hecho de dignidad mínima, es que no se nos tome para nada en cuenta”.

-De lo que usted afirma se desprende que los dirigentes del sector amateur de la Federación, además, no están informados de nada de lo que está ocurriendo con las tratativas que se llevan adelante.

“En absoluto. Desconocemos el presupuesto que se está manejando para esto. Y mire qué importante es este aspecto. Del mismo modo, ignoramos quién o quiénes son los candidatos a sentarse en la banca de la Roja. ¿Es uno sólo? ¿Es una terna o una quina? ¿Quiénes, en ese caso, la conforman? Ya le digo: como en los mejores tiempos de Jadue, nos están dejando al margen de todo”.

-¿Eso incluye los dineros que ingresan por la Roja?

“Absolutamente. A pesar de que por reglamentos y estatutos el tesorero de la Federación es un personero de nuestro sector –o tal vez por eso mismo- los dineros que produce la Selección Nacional siguen ingresando al fútbol a través de la ANFP. En otras palabras, y para que a nadie le queden dudas, todos los contratos de la Roja son acordados y firmados por la ANFP. Nada de eso está pasando por la Federación, como debiera ser”.

-El problema es que si usted se manifiesta en contra, lo más probable es que al interior de la Federación el sector profesional le haga el vacío a usted y a los dirigentes de ANFA que lo acompañan…

“A mí eso, se lo digo con toda claridad y sin ningún tipo de prepotencia o arrogancia, me importa un pepino. Como presidente de ANFA y vicepresidente de la Federación yo no me debo al fútbol profesional. Me debo al sector amateur. Lo que le quiero decir con esto es que, cuando tengamos que reunirnos, vamos a hacer sentir nuestra voz. Vamos a plantear con toda claridad todos aquellos puntos o temas que a los dirigentes amateurs no nos parecen bien. Entre ellos preguntar, por cierto, en qué momento se designó al señor Fazio y por qué nosotros no fuimos tomados en cuenta para nada”.

-Si las cosas se siguen manejando en forma similar a cómo se manejaron con Jadue, y ustedes como sector amateur de la Federación no alzan la voz, muchos van a pensar que en algo turbio están coludidos…

“Eso lo tengo muy claro. Afortunadamente, cuando estalló el escándalo de la presidencia de Sergio Jadue, nosotros como ANFA estuvimos siempre muy tranquilos. Sabíamos que, como en los hechos no participábamos para nada del manejo de la Federación, que Jadue por lo demás se encargó de hacer desaparecer, no teníamos responsabilidad de ningún tipo. De hecho, a la sede de ANFA llegó la PDI a incautar documentos por instrucción de la Fiscalía, y yo al personal administrativo no sólo le di órdenes perentorias de entregar todo lo que se nos pidiera, sino que los instruí para que entregaran incluso documentación que la policía parecía haber pasado por alto. Pero si ahora se mantienen cosas poco claras, poco transparentes y que se saltan reglamentos y estatutos, tenemos que marcar obligatoriamente diferencias”.

-¿Le duele el desdén con que la ANFA, es decir, el fútbol aficionado, es tratado por la ANFP, el sector profesional?

“Por supuesto que sí. No por mí ni por quienes me acompañan en la mesa, sino por lo que representamos para el fútbol nacional. Somos cientos de asociaciones y miles de clubes a lo largo y ancho del país. Acogemos a aproximadamente cuatro millones de personas, entre jugadores, dirigentes y técnicos. Dicho con toda claridad: somos la raíz, el semillero del fútbol nacional. Los mismos muchachos de la Roja, que tantas satisfacciones nos dieron en los últimos años, ¿no surgieron de la cancha de tierra y piedras de su barrio antes de transformarse en los cracks que nos enorgullecieron?”.