La autoproclamación

Pese a que el fútbol está detenido en Chile y en el mundo, la pelotita sigue rodando. No, no es una metáfora ni una cursilería. Claro porque si bien la actividad competitiva se ha resguardado ante la pandemia, es un hecho inevitable el regreso de la actividad algún día de estos y hay que estar preparados para volver a entrar a la cancha.

Suspendida hasta el próximo año ese invento de la Conmebol de la Copa América organizada por dos países -Colombia y Argentina- sin duda que los ojos de la selección nacional están puestos en el inicio de las eliminatorias para el próximo Mundial (hasta ahora, a jugarse en 2022 en Qatar).

Claro, uno no espera sorpresas y que durante esta cuarentena obligada se esté avanzando el camino que no se recorrió en los momentos de “normalidad”, pero sí es justo creer que el DT Reinaldo Rueda está aprovechando el momento para analizar con qué equipo empezará a jugar la Roja en su debut ante uruguayos y peruanos.

Hay buenas noticias, por ahora, para los que son fijos en la Roja  llueve o truene. Claudio Bravo ya está jugando algunos partidos satelitales a la Premier League y su reciente renovación de contrato con Manchester City si bien no quiere decir que disputará la titularidad en la escuadra de Guardiola, al menos deja claro que aún está en vitrina en el mercado europeo. Arturo Vidal, en tanto, con rebaja de sueldo y todo, seguro que seguirá su entrar y salir constante del equipo de Messi. Charles Aránguiz, por su lado, sigue de titular y convirtiendo pocos goles pero con calidad. Y Alexis, por último, al menos ya juega unos minutos (aunque, por ahora, lo hace mejor en sus videos caseros que en San Siro).

Las dudas de Rueda, por cierto, sigue siendo quiénes serán los acompañantes de los “históricos” o líderes de la “generación dorada”.

Hay algunos que parece que estarán porque se han ganado afuera que Rueda los llame: Paulo Díaz, Erik Pulgar, Sebastián Vegas, Gabriel Arias deben estar presentes cuando se reabra Pinto Durán, escoltados por otros “veteranos de guerra” que si bien hoy no son lo que eran, tampoco tienen grandes recambios: Gary Medel y Mauricio Isla.

Pero eso sería. No hay más “indiscutido”. Habrá opciones, gustos, apuestas o tincadas. Pero seguros, no más que los nombrados.

Tarea dura para Rueda. Y más allá de que esto sea culpa de los que no fueron capaces de prever antes el famoso “recambio” o que el propio DT colombiano sea el que no haya sido vivo para encontrar jugadores de su “perfil”, lo cierto es que la escasez es franciscana. Y hay que batirse con lo que hay, raspar la olla y echarle para adelante. No queda otra.

Hay que rebuscárselas.

Por ahí puede que aunque Fabián Orellana nunca se haya consolidado en la Roja -más allá del golazo que hizo en 2008 a Argentina- puede ser una carta. En Eibar lo tienen de figura.

El atacante Jean Meneses -llamado por Rueda, pero solo para “hacer número”- la está dejando chiquitita en León de México así que incentivemos su retorno para que Rueda lo ponga y lo veamos jugando con rivales más potentes que Honduras y Guinea. En una de esas…

Y claro, mirar en el torneo local no es hoy una posibilidad sino que una obligación. No hay más así que Rueda deberá abonarse al plan Premium y poner el CDF HD para ver los partidos en alta definición y anotar en nombres en la libretita.

Tiene que encontrar algo. Y si no puede, las autoproclamaciones o carteleos también pueden servir. 

De hecho, uno ya levantó la mano y mandó a decir que está presto para acudir al llamado del profe.

Mauricio Pinilla, con su par de golazos por Coquimbo, dice que está filete para jugar las eliminatorias. No importa que tenga 36 años, que el año pasado insinuara que se retiraría terminada la temporada, que nunca haya sido campeón y que hasta ahora sea recordado en la Roja por un palo y no por un gol.

Qué diablos. Dele la posibilidad, don Reinado.

Las cosas no están para regodearse.