La casa de la Roja: el adiós a Juan Pinto Durán y los secretos de la nueva Ciudad Deportiva


El complejo deportivo de Macul quedó obsoleto como centro de entrenamiento y continúan en desarrollo los planes de levantar una sede moderna para la Selección chilena.

Juan Pinto Durán dio su sello del Mundial 1962, organizado a contramano de la desgracia de su muerte, luego de gestionar la sede, y del desvastador terremoto de 1960. El nombre del directivo y abogado serenense quedó grabado a fuego para denominar el centro deportivo construido a petición del técnico Fernando Riera, y que se convertiría en la casa de la Roja desde su inauguración, en junio de 1961. En la época, Chile era un país “en vías de desarrollo” -claro, aún lo es-. que tenía a Jorge Alessandri en La Moneda y donde Macul era un barrio periférico, con arboledas, silencio y lejanía del centro.

Hoy, el remozado JPD dispone de 2.100 metros cuadrados construidos, además de un gimnasio, 31 camas, 16 habitaciones, un comedor para 55 personas, oficinas y sala de reuniones. Allí la Selección consiguió sus primeros títulos internacionales, florecieron los nuevos cracks y sobrevivió en medio de una ciudad que se agigantó e invadió su vieja privacidad. Ahora, el anhelo de la intimidad y aislamiento es una utopía, porque quedó sumergido en un océano de casas y departamentos, los accesos son complejos y, en definitiva, ya no brinda las ventajas y comodidades de hace 60 años. En rigor, Pinto Durán quedó obsoleto.

Lo último que se supo del recinto fue que la ANFP lo ofreció solidariamente de albergue sanitario para la pandemia. Poco antes, el sueño de todos los últimos presidentes del fútbol se reactivó con los anuncios de traslado de las instalaciones a otro punto de la capital. No hace mucho, algunos dirigentes reconocieron la conveniencia comercial de vender los apetecidos terrenos de Las Torres para hacer caja y solventar el proyecto de la nueva sede de la Roja. Sin embargo, la enésima crisis de la ANFP dejó otra vez en suspenso el plan impulsado desde hace una década.

Ya el ex titular Sebastián Moreno reveló la intención de que «JPD Plus» integre en un mismo sitio a todas las selecciones, tanto masculina y femenina, de fútbol playa como de futsal. «Respecto del terreno, estamos trabajando siempre para que se concrete a la brevedad. Hay opciones muy interesantes y esperamos informar prontamente el lugar de la nueva casa de Chile», expresaba el dirigente.    

Una maqueta del proyecto.

CERCA DEL AEROPUERTO
«La construcción del nuevo Pinto Durán está en una etapa decisiva en cuanto a la ubicación. Tenemos más de una alternativa para edificarlo. Son tres lugares con los que estamos muy avanzados, pero no cerrados, por lo que aún no se puede anunciar oficialmente dónde se construirá», precisó el ex vicepresidente Andrés Fazio, aunque a estas alturas el panorama ofrece mayor información.

Por ejemplo, se sabe que el proyecto considera la adquisición de al menos 15 hectáreas en un sector periférico de Santiago, que garantice privacidad y conectividad. Los responsables del ambicioso plan revelaron que éste apunta a construir 10 canchas de entrenamiento, un hotel cinco estrellas para el plantel y otro para las selecciones menores. También,un estadio con aforo de 5 mil personas, piscinas, tiendas, un museo y cine. Y, además de la Casa de la Roja, se agregarían instalaciones para la sede de la ANFP, del INAF y de los árbitros. 

El enclave para esa “joya” soñada del fútbol sigue siendo una incógnita. Hasta hoy la elección se debate entre varias alternativas. Es por todos conocido que uno de esos sectores es el fundo La Platina, en La Pintana, que cuenta aproximadamente con 300 hectáreas, que hoy comparte con la Escuela de Agronomía de la Universidad de Chile.

Sin embargo, muchos sostienen que el nuevo JDP debe seguir el modelo del predio de Ezeiza, que alberga a la selección argentina, en Buenos Aires, es decir, estar cerca del aeropuerto, contar con varias vías de acceso, derechos de agua, urbanización y otras características similares.