La épica cruzada solo alcanza ahora para los empates

En la despedida del histórico recinto de San Carlos de Apoquindo por torneos nacionales, la UC apenas empató 2-2 con O’Higgins y sigue sin encontrar solidez colectiva.

Foto: PHOTOSPORT

La fría jornada invitaba para que Universidad Católica exhibiera su mejor cara. La ocasión lo ameritaba. El encuentro ante O’Higgins sería el último de los cruzados en torneos nacionales (falta uno por la Copa Chile, ante Audax Italiano) en el histórico estadio San Carlos de Apoquindo, y por eso la mesa se había preparado para hacer fiesta.

Encima, en el papel, el rival no era de esos para asustar mayormente. No solo por su mediocre campaña como visitante en el campeonato actual y su baja ganancia de puntos en el último decenio en el recinto precordillerano, sino porque exhibía una gran cantidad de bajas, entre las que se contaban varios que son piezas claves para el DT Soso como Grillo, Hernández, Castro y Donoso.

Pero no hubo jolgorio para la UC sino que épica y solo para conseguir un empate, algo que ya le pasó el fin de semana pasado ante Everton en Viña.

¿Sorpresivo? Solo un poco porque, de verdad, esta Católica de Ariel Holan aún no prende y solo a través de chispazos individuales avanza a paso de tortuga en pos de una recuperación milagrosa que parece que no llegará.

Al menos con la celeridad que se esperaba en los contrafuertes cordilleranos.

TÁCTICA, PERO NO ESTRATEGIA

Holan movió tácticamente al equipo luego de que Gonzalo Tapia fuera descartado para jugar por un resfrío. Y la opción del DT fue clara: establecer una línea tres en la defensa (con Lanaro como líbero), soltar a los laterales (Isla y Parot), dibujar la figura de un enlace (Pinares) y conformar una dupla ofensiva (Fuenzalida y Zampedri).

La apuesta, en realidad, resultó ahí no más. Es decir, fue eficiente en tanto O’Higgins no se decidió a atacar a la UC.

Pero cuando sí lo hizo, tras la apertura de la cuenta del local a través de Fuenzalida, ahí la idea táctica comenzó a desmoronarse. El cuadro rancagüino no solo dio vuelta el marcador (anotaciones de Moreira y Barceló) sino que, derechamente superó a la UC hasta el punto de quedar a poco de matar el partido con alguno de sus contraataques.

La Católica requería un cambio contundente si quería dar vuelta el encuentro. Y Holan lo hizo, pero fue insuficiente porque, al reordenamiento táctico, no le agregó una transformación estratégica. Es decir, una nueva forma de encarar el partido.

Y con ello la UC quedó en manos de lo de siempre (al menos este año): que a través de sus individualidades se produjera la épica.

Eso pasó. Zampedri, quien vivía una sequía relativamente prolongada, logró el empate. Pero eso fue todo. No alcanzó para más.

Despedida triste del viejo San Carlos. Sin challas. Sin trompetas. Solo con un tibio respiro de alivio.

PORMENORES:

Estadio: San Carlos de Apoquindo.

Público: 7.652 personas.

Árbitro: Piero Maza.

CATÓLICA (2): M. Dituro; B. Ampuero, G. Lanaro (55’, B. González), G. Kagelmacher: M. Isla, I. Saavedra (60’, C. Montes), L. Ahued, A. Parot; C. Pinares (82’, D. Ossa); J.P, Fuenzalida y F. Zampedri. DT: Ariel Holan.

O’HIGGINS (2): A. Martín; B. Torrealba, D. González, D. Carrasco, A. Díaz; M. Marín (55’, J. Fuentes), C. Moya, G. Lodico; S. Ubilla (75’. D. Fernández); F. Barceló y E. Moreira (87´, M. González. DT Mariano Soso.

Goles: 18’, Fuenzalida (UC), 44’, Moreira (O), 49’, Barceló (O), 80’, Zampedri.

Amarillas: Barceló, Carrasco, Fuentes y Díaz (O); Ampuero, Aued, Isla y Fuenzalida (UC).

Revisa los goles: