La fuerte autocrítica de Mayne-Nicholls por gestión en Blanco y Negro: “Fracasé rotundamente”

El ex presidente de la ANFP admitió que “había muchas divisiones” en la concesionaria alba y dio detalles del tenso ambiente con que tuvo que lidiar. “Es poco agradable saber que en un directorio no podemos ponernos de acuerdo”, expresó. 

Por NICOLÁS BRAVO

El ex miembro de Blanco y Negro, Harold-Mayne Nicholls, estuvo como invitado en el panel de “Círculo Central” (domingos, 23:00 horas, por TV+), instancia en la que profundizó sobre su gestión al interior de la directiva alba. El dirigente hizo una fuerte autocrítica calificando como un “fracaso” el no poder erradicar las divisiones al interior del directorio del Cacique. 

“Había muchísimas divisiones, es poco agradable saber que en un directorio no podemos ponernos de acuerdo, ¡fracasé rotundamente! Se acentuaron divisiones absurdas”, sostuvo Mayne-Nicholls. 

A pesar de las dificultades en el club popular, el ex mandamás del ente rector del fútbol chileno agradeció su estadía en el Cacique. “Si hay un club grande, ese es Colo Colo”, enfatizó. 

En su primera entrevista tras su salida de la directiva, Mayne-Nicholls también se refirió a la polémica que se desató cuando en medio de la crisis sanitaria el club se acogió a la Ley de Protección al Empleo, lo que significó que los jugadores tuvieran que acudir a la Asociación de Fondos de Cesantía (AFC). 

Al referirse a situación, Mayne-Nicholls aseguró que “no fui el de la idea, sí la apoyé”. 

“Uno lleva un plan de negociación. Esteban Paredes no logró entrar nunca, él quería otro plan y buscó por otras partes y no pudo. Me parece muy normal que como capitán haya querido hablar con el presidente Aníbal Mosa. No tengo mala relación con Paredes”, explicó. 

Mayne-Nicholls además habló sobre la salida de Marcelo Espina de la gerencia deportiva de Colo-Colo en medio de la desastrosa campaña que llevó a los albos a disputar el partido de promoción ante la Universidad de Concepción. Al respecto, sostuvo que «nunca tuve ningún inconveniente con Marcelo, no lo veo desde que se fue de Colo-Colo. Estuve en su casa cinco días antes de eso y le dije ya tranquilo qué se yo«.