La historia de la tenista que cambió la raqueta por la industria del porno

La ex tenista estadounidense Ashley Harkleroad encontró en la plataforma Only Fans un lugar donde ganar más dinero que lo que le proporcionaba el tenis.

 

Ashley Harkleroad es una ex tenista estadounidense de 37 años que alcanzó a estar en el puesto 39 del ranking WTA y que se retiró en 2012, con ocho títulos, y que hoy hace noticia por una llamativa decisión: dedicarse a la industria porno.

Tras trabajar como comentarista para el canal Tennis Channel, encontró en la pornografía una mejor fuente de ingresos.

En abril de este año estrenó una película para adultos, en la popular plataforma Only Fans. Su esposo, Chuck Adams, fue parte de esta incursión y también aparece en la película con la, ahora, actriz.

«Los seguidores pagaban hasta cinco dólares por una foto erótica», contó Ashley.

En 2008, Ashley fue la primera deportista profesional en posar íntegramente desnuda para la revista Playboy. “Soy la primera tenista profesional en estar en la portada de Playboy y ahora en Only Fans. ¿Por qué no?», afirmó la actriz, quien agregó que su portada en Playboy destaca su carrera en el tenis y muestra su espíritu libre.

Sobre aquella aparición para Playboy, Harkleroad, afirmó: “Lo pensé, y fue algo que hice. Estoy orgullosa de mi cuerpo. Estaba representando el cuerpo de una atleta femenina”.

En ese entonces, la joven atleta continuó jugando, pero en 2010, con el nacimiento de su segundo hijo, decidió tomarse un descanso para dedicarse tiempo completo a su familia.

Luego de su éxito en la popular Playboy, Only Fans se mostró como una opción para la retirada tenista estadounidense. En la plataforma se volvió viral por mostrar contenido porno con más mujeres que posan en el popular sitio web.

En el sitio Behind the Racquet, la ex tenista habló de su historia más allá de la portada en la revista pornográfica. Contó los problemas para una joven que busca insertarse en el mundo profesional del tenis y lo que implica ser mujer y ser parte del mundo del deporte, trastornos alimentarios, relaciones personales y situaciones límites con los contratos.

“Con solo 14 años ya era la mejor tenista de mi país. A los 15 me convertí en profesional y firmé un contrato de cinco temporadas con Nike. A los 16 era la Nº3 del mundo junior. A los 17 llegué a la final de Roland Garros Junior y gané un Challenger de 50.000 dólares. A los 18 era la número 39 del ranking WTA. Más tarde me rompí el ligamento del codo, decidí evitar la cirugía y me tomé seis meses de descanso para que sanara la herida, la única solución era parar. Desde los 13 años había tratado al tenis como si fuera un trabajo, ahora me veía quemada y en un lugar oscuro”, comentó en el sitio dedicado a visualizar la historia detrás de las personas que se dedican al tenis.

El relato lo puedes encontrar en el sitio web de Behind the Racquet, en un método de suscripción de la revista online.