La lucha por el CDF y el pozo de los US$ 180 millones

“Jadue ya lo tendría cocinado”, apuestan con sarcasmo en Quilín, mientras los clubes se dividen en dos bandos por la venta del 20% del canal y ansiosos de percibir los millonarios ingresos en una negociación entrampada por la infinidad de intereses en juego.

En los intrincados pasillos de Quilín se escuchan historias y proliferan versiones nacidas de ese mundo fantástico e increíble en que Sergio Jadue asentó su reino durante tres años de una gestión en que todo estaba permitido. Por ejemplo, algunos conocedores de los viejos personajes que siguen transitando las mismas oficinas aseguran que “si él siguiera como presidente, el CDF ya habría sido negociado a Fox contra viento y marea y sin derecho a pataleo”.

Sin embargo, la transición que encabeza Arturo Salah ha permitido ciertos asomos de disidencia en un Consejo de Presidentes que hasta acá no logra ponerse de acuerdo en un tema primordial y que mueve miles de millones de pesos. En rigor, luego de tres horas de consejo, los clubes no lograron el viernes último el quórum de 4/5 para definir la venta del 20% del Canal del Fútbol (CDF), que permanece en manos de Jorge Claro.

El retraso del convenio y acaso su entrampamiento definitivo obligó a fijar una nueva reunión para este jueves, debido a que los tres grandes (Colo-Colo, Universidad de Chile y Universidad Católica) en conjunto con la mayoría de los equipos de la Primera B, quieren que la cadena FOX controle el 20% del canal, mientras que el resto espera que se realice con la transparencia que otorga una licitación pública.

Con una pasión que nunca ha generado el debate reglamentario o el desarrollo institucional de los clubes, los directivos se alinean en posiciones antagónicas. En rigor, en el acuerdo firmado el año pasado, que rige el reparto de las ganancias del CDF hasta 2027, hay un punto que establece que si se vende el 100% de los derechos, los topes establecidos en ese mismo documento no rigen. Es decir, los clubes de mayor convocatoria pueden aspirar a un trozo mayor de la torta millonaria.

Sin embargo, a esa postura hegemónica se oponen clubes como Audax Italiano, Wanderers, Unión Española, Palestino y O’Higgins, entre otros, que además interpretan el sentir del presidente de la ANFP, en cuanto esperar que los derechos sean licitados por un período de tiempo limitado, en cuyo caso no se trataría de una venta total y sí seguirían vigentes las cifras repartidoras. Ello implica comprar el 20% del CDF que hoy ostenta Jorge Claro, que ese porcentaje siga en propiedad de los 31 equipos profesionales y, por tanto, los excedentes correspondientes se sigan pagando como hoy. El restante 80% sería adjudicado al mejor postor, por un lapso de entre 12 y 15 años.

“Este directorio no tiene ninguna intención de adjudicar directamente los derechos”, ha expresado Aldo Corradosi, tesorero de la Anfp y representante de Audax.

Siempre locuaz y ajeno a la diplomacia de las negociaciones empresariales, el dirigente de Santiago Morning y accionista de varios clubes, Miguel Nasur, había reconocido públicamente hace algunas semanas que el negocio parecía resuelto: “Nos reunimos los clubes de Primera B para conversar sobre el Consejo. Fox Sports es la primera opción para vender el CDF por 12 años, pues no hay otro oferente”, confidenció.

El mismo empresario transparentó este viernes, sin embargo, que “las dos posiciones no llegaron a un acuerdo y se pidió de muy buena forma que las dos partes hablen con el directorio. Eso es lo que está pendiente”.

TV de ficción o realidad

El crecimiento descomunal de CDF como canal exclusivo del fútbol, en una fórmula inédita administrada por los propios clubes en alianza con Claro, ha generado variados análisis sobre su realidad empresarial y la rentabilidad verdadera de un producto que en otros países, como Argentina por ejemplo, se encauza a través de los canales estatales a costos tremendamente inferiores.

“El CDF está sobrevalorado, hay una especulación evidente, porque más allá de la conveniencia para los clubes ¿cuánto vale realmente el Canal del Fútbol?”, plantea el presidente de uno de las instituciones disidentes.

Incluso, no hace tanto, el fenómeno del CDF -que mantuvo intactos sus enclaves a despecho del escape de Jadue- fue puesto bajo el microscopio por la propia Fiscalía Nacional Económica (FNE), que envío a la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) un requerimiento para recabar antecedentes relativos al CDF y la eventual venta de la señal.

El organismo abrió una investigación con el fin de evaluar posibles riesgos anticompetitivos en la futura transacción, donde Turner Broadcasting y Fox Sports han aparecido como las principales cadenas interesadas en el CDF. Y ante ese escenario eventual los cableoperadores han manifestado su preocupación, dado que una potencial adquisición de Fox Sports les otorgaría un poder de negociación sustancialmente mayor, considerando la cantidad de señales que concentraría.

El propio vicepresidente ejecutivo y COO del Grupo Fox, el chileno Edgar Spielmann, reconoció a La Tercera que la cadena sigue interesada en adquirir la propiedad y gestión del canal: “Estamos seguros de que podemos aportarle valor y proyección al fútbol chileno”, aseguró el personero. Aunque aún no existe claridad de la propuesta que habría realizado Fox por el 20% del CDF, lo cierto es que la cadena en 2016 ofreció US$ 180 millones por dicho porcentaje a cambio de 12 años de concesión de la señal, lo que le significaba a los clubes 45 mil millones de pesos anuales, con un aumento anual de 5%.

En ese juego seductor de millones danzantes, los clubes se frotan las manos para percibir recursos frescos gracias a una propuesta atrapante: dos millones de dólares para cada club, al contado, más la repartición del 20 por ciento del canal que aún es propiedad de Jorge Claro. Y pese a que desde un sector ven ventajoso el negocio, el tema es ampliamente debatido, principalmente por la falta del dinero garantizado que producían los excedentes del CDF, que en 2015 superaron los 32 mil millones de pesos y que para este año se estiman en $36 mil millones.

El lado oscuro de la luna

En rigor, de hacerse efectiva la venta a Fox, los tres grandes serían los principales beneficiados gracias al protocolo de acuerdo que los clubes firmaron el 25 de septiembre de 2015 y que hizo público el sitio as.com.

En el documento se establece que todos los clubes recibirán igual cantidad de dinero (70% del total de la torta para equipos de Primera y 30% para Primera B), a excepción de los tres grandes. En el punto 3 del “Protocolo de Acuerdo” se especifica el porcentaje que obtendrán los “grandes”, que irá disminuyendo con el paso de los años: 25% en 2016; 23% en 2017; 21% en 2018; 20% en 2019; 19% en 2020; 18% en 2021; 17% en 2022 y 16,56% desde 2023 hasta el final del acuerdo (31 de diciembre de 2027).

Sin embargo, el beneficio de un futuro acuerdo para los “grandes” se argumenta en el Punto 4, en el que se especifica que ante “la venta de la totalidad de los derechos de televisión a un tercero enteramente ajeno al CDF, se liberarán los límites de recepción total de reparto a recibir por los 3 clubes de mayor convocatoria indicados en el párrafo precedente”. Según algunos cálculos optimistas, se estima en cerca de 17 mil millones de pesos la cifra extra que recibirían, en conjunto, Colo Colo, la U y Universidad Católica en caso de realizarse la venta directa a Fox, gracias al término del cuestionado punto.

Para ello, eso sí, y para cualquier modificación al “Protocolo de Acuerdo”, debe existir “unanimidad de los clubes y, en los últimos 6 meses de vigencia (desde 1 de enero de 2028), por dos tercios de los clubes”. Es por ello que ya existe lobby entre los clubes para llegar a un consenso de venta, dejando en claro que el principal argumento es la obtención de los US$2 millones en efectivo, más la repartición igualitaria de 14 mil millones.

De momento, la irrupción de un bloque discrepante provoca reuniones apuradas en busca de destrabar el consenso de los 4/5 de quórum que exige la aprobación. Sus integrantes se dejan querer, postulan la licitación pública como bandera, aunque internamente plantean que cualquier acuerdo debe considerar su inversión en desarrollo deportivo real -divisiones inferiores, complejos deportivos- a diferencia de los clubes que no reinvierten en patrimonio los ingresos del canal de los huevos de oro… Pero en esa interna disidente todo tiene un valor específico y uno de los voceros reconoció que el grupo de clubes pediría una compensación de uno o dos millones de dólares para cada uno para dar luz verde a una transacción multimillonaria.

En ese contexto, mientras tanto, sigue su tramitación parlamentaria un proyecto ingresado hace diez meses por diputados de la Nueva Mayoría con el fin de recuperar el carácter público y social del fútbol, devolviendo la televisación de los partidos principales a la televisión abierta. “El fútbol se ha transformado en un negocio millonario, un negocio proyectado y ejecutado sobre la base de las Sociedades Anónimas, que además ha tenido instancias como el Canal de Fútbol, que ha permitido este negocio, que acrecienta sus millones y millones para los dueños de las S.A., pero que ha privado a muchos espectadores, hinchas del fútbol y a todos los chilenos de poder participar de este deporte tan masivo y que despierta tanta adhesión en la ciudadanía”, plantean los impulsores de la iniciativa.