La maldición del ex liquidó a la U

Un solitario y espectacular gol de Patricio Rubio desequilibró a favor de Ñublense un encuentro parejo, entretenido y bien jugado, en el que los arqueros fueron decisivos para que el marcador fuera tan mezquino.

Por JULIO SALVIAT / Foto: PHOTOSPORT

El cero a cero con que terminó el primer tiempo no era sinónimo de aburrimiento, como suele suceder. Esta vez, las ocasiones de gol habían abundado; pero los arqueros, con intervenciones difíciles y meritorias, se negaron a ser batidos.

Cristóbal Campos, el portero de la U, reiteró las condiciones que tuvo escondidas durante tanto tiempo al ser relegado a la banca por guardavallas con más experiencia pero menos dotados que él, mientras el uruguayo Nicola Pérez, que defiende la portería de Ñublense, confirmó que fue buena su contratación.

Patricio Rubio, que sabe cómo definir cuando enfrenta a los arqueros, debió resignarse al fracasar en su intento debido a la magnífica reacción de Campos. Después fue Alexander Aravena, el máximo goleador de los chillanejos en esta temporada, el que sufrió la frustración por culpa de otra estirada fenomenal del portero de los azules.

Al otro lado, Pérez manoteó desesperada y eficientemente un sobrepique de Ignacio Tapia, que recibió un pivoteo de Emmanuel Ojeda luego de un  tiro libre servido en forma de centro de Israel Poblete y que conectó cerca del área chica. Y posteriormente, el charrúa le achicó oportunamente a Emmanuel Ojeda, cuando el volante de la U intentaba fusilarlo.

Así de parejo era también el partido. Ese equilibrio se debía fundamentalmente a la mejoría experimentada por el cuadro azul desde que Campos se puso al arco, Emmanuel Ojeda se instaló en el mediocampo y Nery Domínguez asumió el liderazgo en la defensa. Hasta Ignacio Tapìa, atarantado, sin noción de anticipo y desastroso en la entrega, se mostró eficiente, tal vez por la influencia de su recién llegado compañero argentino.

En líneas generales, siempre se vio mejor Ñublense. El cuadro chillanejo tiene muy clara su manera de jugar y abundan los buenos intérpretes en su repertorio de buen fútbol. Delante del arquero hay una línea defensiva sólida, con un central que juega bien y se hace respetar: Nicolás Vargas. Sus laterales son eficientes en la marca y saben avanzar, especialmente Bernardo Cerezo. Sus tres volantes son amigos de la pelota y capaces de meter pases que se convierten en estocadas. Y sus delanteros combinan experiencia con calidad.

Esta vez el héroe fue el veterano y rejuvenecido Patricio Rubio. Su condición de ex le daba un plus en este partido y lo aprovechó bien: escapó libe luego de un extraordinario pase de Federico Mateos y parecía derrotado otra vez por la calidad de Campos, pero esta vez hubo rebote y lo conectó de palomita cuando el arquero azul no se recuperaba aún del revolcón.

Si no hubiese sido Rubio, Ñublense tenía seis cartas más para hacer funcionar la maldición del ex:Cerezo, Rafael Caroca, Lorenzo Reyes, Nicolás Guerra, Iván Rozas (ingresó avanzado el segundo tiempo) y Mathias Pinto (no jugó). Con ese gol, el visitante desequilibró partido y marcador, y la media hora que faltaba por jugarse, aparte de los 5’ de recuperación, transcurrieron sin muchas angustias para su arquero.

Salieron los volantes de marca (Ojeda por decisión técnica y Mauricio Morales por lesión) y todo quedó librado al cara o sello: gol allá o gol acá. Estuvieron más cerca los chillanejos, por los espacios que se produjeron para sus atacantes y por su eficaz resistencia defensiva, pero el 0-1 no fue alterado. Y así, el DT Diego López sufrió su primera derrota desde que asumió y su colega Jaime García pudo celebrar después de cuatro fechas sin alegrías.

PORMENORES

CANCHA: Estadio Elías Figueroa B., Valparaíso.

PÚBLICO: 4.915 espectadores.

ÁRBITRO: Cristián Garay.

U. DE CHILE (0): Cristóbal Campos; Yonathan Andía, Nery Domínguez, Ignacio Tapia, Marcelo Morales; Mauricio Morales (80’, Jeisson Vargas), Emmanuel Ojeda (75’, Pablo Aránguiz), Diego Osorio, Israel Poblete; Junior Fernandes (62’, Lucas Assadi), y Ronnie Fernández. DT: Diego López.

ÑUBLENSE (1): Nicola Pérez; Bernardo Cerezo, Rafael Caroca, Nicolás Vargas, Giovanni Campusano; Federico Mateos, Lorenzo Reyes, Fernando Cordero (75’, Iván Rozas); Alexander Aravena (75’, Matías Moya), Nicolás Guerra (88’, Nicolás Mancilla) y Patricio Rubio. DT: Jaime García.

GOL: 60’, Rubio, palomita (Ñ).

AMONESTADOS: Poblete y Mauricio Morales (U); Caroca y Cerezo (Ñ).

EXPULSADO: 87’, Cerezo, por doble amonestación (Ñ).

Revisa el compacto: