La metamorfosis de Everton: Pachuca forever en el corazón…

  • Un impacto al corazón romántico de la hinchada oro y cielo fue la compra del club viñamarino por parte de un consorcio multinacional mexicano, marcando un hito en la polémica vida de las SADP del fútbol chileno.

“Chicomito” Martínez, el Pelusa Arenas, el Tano Biondi y el gran René Orlando Meléndez habrían sentido un hielo en el alma incluso capaz de congelar su eterna pasión por el equipo oro y cielo. Un comunicado protocolar emitido en el estado mexicano de Hildago formalizó la compra del club viñamarino por parte del consorcio inversionista transnacional Pachuca, que actualmente es propietario de León y Pachuca en México, Talleres de Argentina y Real Oviedo de España.

«Grupo Pachuca comunica con enorme satisfacción que hemos llegado a un acuerdo, el cual se formalizará en los próximos días, por la adquisición del 80 por ciento de las acciones del club deportivo de fútbol Everton de Viña del Mar Chile, equipo de gran tradición en este país y colocado dentro de los 6 más populares del fútbol chileno», indica la declaración, que recién comienza a ser socializada en toda su magnitud en la comunidad evertoniana.

La incorporación del Everton chileno al holding azteca representa un hito trascendente en el desarrollo incipiente de las sociedades anónimas en el fútbol criollo, que todavía no logra consolidar el modelo ni se desarraiga de su añeja tradición de los equipos pertenecientes a su gente e hinchada, a todos y a nadie a la vez….

«A pocos días de cumplir el 25 de junio su 107º aniversario, y con cuatro títulos de campeón en su orgulloso estandarte, Everton inicia una transición institucional tan desconocida como compleja…»

En rigor, a contramano del desagrado que la idea de enajenar la propiedad de Everton genera en los seguidores auriazules, el imperio de los clubes-empresas permite la inyección de recursos o el traspaso de la propiedad sin más requisitos que las limitaciones de la normativa legal. Hasta hoy, el formato de la SADP en Chile posibilitó también la existencia de instituciones pequeñas que han estado bajo sospecha mediática por su forma de operar en un mercado muy flexible y de cuestionable fiscalización.

Asimismo, la gerencia del Pachuca expresa en la declaración que «iniciamos este gran compromiso con la finalidad de implementar en este club hermano nuestro modelo social, académico, deportivo, cultural y comercial», develando los alcances de un proyecto de ambicioso e interesante planteamiento, al menos en el papel…

Que la nueva administración ponga énfasis en un aspecto social, académico y cultural supone una ambición más integral que el propósito exclusivo –legal, claro e irreprochable- de generar ganancias con un cuadro de fútbol que, acaso estableciendo un récord mundial, ahora tendrá su sede a 6 mil 700 kilómetros: y es que el Everton de Pachica se sitúa a esa distancia de la ciudad de Viña del Mar.

A pocos días de cumplir el 25 de junio su 107º aniversario, y con cuatro títulos de campeón en su orgulloso estandarte, Everton inicia una transición institucional tan desconocida como compleja, con hinchas que se rebelan y convierten en detractores del cambio y variados cuestionamientos que apelan a argumentos románticos vinculados a los orígenes, a los ídolos y al amor a la camiseta oro y cielo. Al fin, es la transformación estructural de Everton y espiritual de su gente, que -dolida e impotente-, aún siente que lleva al Ever forever en el corazón…