La nueva Sub 20 partió con el pie derecho

La Rojita que ya inició su preparación para el Sudamericano de 2019 se tituló hoy campeona de la “SBS International CUP 2017” disputada en Japón.

Lo más elogiable de la nueva Sub 20 es que comenzó a prepararse con un año y medio de anticipación para el Sudamericano de la categoría que se disputará a inicios de 2019 en nuestro país.

Se trata ya de un saludable hábito de la ANFP que, más allá de los resultados logrados hasta ahora, debería a largo plazo redundar en un progreso sustentable a nivel sudamericano.

Ya a mitad de este año el cuestionado entrenador Héctor Robles empezó su búsqueda de los nuevos nombres que procurarán lavar el honor estropeado por su predecesora que tras aprontes esperanzadores fracasó rotundamente en el Sudamericano del verano recién pasado.

Pese a ese severo traspié, la ANFP decidió seguir confiando en la cabeza del fallido proceso. Así, Robles siguió en su puesto y con todas las ganas de recuperar la confianza del mundo del fútbol menor ganada tiempo atrás cuando participó de la exitosa renovación infantil y juvenil de Santiago Wanderers.

Por nombres, esta nueva Sub 20 -con jugadores de la categoría 2000- despierta menos entusiasmo que la anterior –con base 1997-. Pero la historia aconseja confiar más en el colectivismo que en las individualidades.

Aunque es demasiado prematuro para concluir algo, al menos es saludable empezar con triunfos, mejor si estos significan un título.

La “SBS International Cup 2017” se jugó en la ciudad nipona de Shizuoka, con participación de un combinado local y de las selecciones japonesa y checa.

Chile venció primero a Japón 2-1, luego igualó 1-1 con la República Checa (ganando 4-2 en definición a penales) y hoy, en la jornada final, batió 3-1 a la selección de Shizuoka.

Este primer contingente agrupa, en rigor, a jugadores que hoy no superan los 18 años, pero que estarán en la edad justa para el verano de 2019.

Aun así ya cuenta con algunos jugadores con cierta experiencia. Por ejemplo, el arquero de O’Higgins, Luis Ureta; el conductor formado en Cobreloa y hoy en Santa Cruz, Marcelo Allende; el volante mixto de Universidad Católica, Ignacio Saavedra, y el goleador de Colo Colo, Iván Morales, con varios partidos en el primer equipo albo.

Los tres primeros formaron en la selección Sub 17 que disputó el mundial jugado en Chile en 2015.

Además, para este cuadrangular Robles dio titularidad a los laterales Nicolás e Ignacio Fernández (Audax Italiano y Universidad Católica, respectivamente), a los centrales Tomás Alarcón (O’Higgins) e Ignacio Tapia (Huachipato), al volante Ariel Uribe (Wanderers), y a los extremos Matías Meneses (O’Higgins) y Nicolás Guerra (Universidad de Chile).

También son parte del plantel el portero Aarón Díaz (Universidad Católica), el central Diego Ohlsson (Colo Colo), los volantes Víctor Méndez (Unión Española), Ignacio Núñez (Unión Española) y Carlos Villanueva (Colo Colo) y los atacantes Gabriel Mazuela (Universidad de Chile) y Gabriel Rojas (Wanderers).

No fue considerado el conductor de O’Higgins, Matías Sepúlveda, cuyo club pidió mantenerlo en Chile porque ya está jugando en el primer equipo.

Hacia el futuro posiblemente Robles seguirá buscando nuevos nombres -en Chile y el extranjero, como ya es costumbre desde que en la ANFP asumieron que los nacidos afuera de sangre chilena también pueden ser un aporte relevante- hasta llegar a conformar el plantel que mejor lo interprete.

Queda mucho tiempo todavía. Por ahora, esta nueva Sub 20 despegó con optimismo y triunfante. Si cumplirá sus objetivos finales es una incógnita, tal como todavía lo es la sede donde se disputará el Mundial, misterio que la FIFA resolverá en un proceso de postulaciones que recién comienza.