La Roja a la cancha en Uruguay: entre lamentos, disculpas y poco trabajo…

Chile debuta este jueves en las clasificatorias con una formación que muestra un «recambio» forzado por lesiones y ausencias. A casi un año de su último partido, en Montevideo el equipo del colombiano Rueda tendrá que respaldarse en la jerarquía individual de sus figuras principales.

Por DANIEL PÉREZ PAVEZ

La Roja debuta este jueves a las 19:45 en las clasificatorias sudamericanas frente a Uruguay, en un desolado estadio Centenario que no tendrá para la visita el “rugido” amenazante de una hinchada que siempre empujó los triunfos charrúas.

La Selección chilena del colombiano Reinaldo Rueda cumple el próximo 15 de octubre un año exacto desde su último partido, ante el modesto Guinea en España (3-2), y desde entonces se vio afectada por las eventualidades del estallido social –cuando los jugadores se opousieorn a enfrentar a Perú- y de la pandemia, así como la falta de trabajo con el plantel en los períodos que permitían desarrollar algún tipo de sesiones de mantención. Incluso, en este lapso de doce meses, el propio Rueda atravesó por una crisis en relación a los dirigentes y su continuidad: primero deslizó su intención de renunciar cuando no existían posibilidades de entrenar, aunque posteriormente no dio un paso al costado cuando la dirigencia de la ANFP le redujo el sueldo –de manera razonable- en casi un ciencuenta por ciento.

Esas contradicciones y falta de rodaje en la cancha así como las lesiones, son una carga que alimenta el pesismismo respecto a este debut. Sin embargo, las mismas ausencias por lesiones e incluso por el covid-19 –como el caso de Mauricio Isla- son comunes a otras selecciones y no califican como “disculpas” en esta coyuntura.

Incluso, los escasos tiempos que se dieron para entrenar en esta convocatoria, no fueron aprovechado por Rueda. Esta semana, por ejemplo, el plantel sólo entrenó el martes en doble sesión,y este miércoles dedicó todo el día a los rpeparativos para viajar a Montevideo, en un desplazamiento complejo por los protocolos de seguridad sanitaria que se deben cumplir en todo el mundo.

Para Rueda, Alexis es impredecible

Rueda dio una conferencia de prensa bastante quejosa, donde se mostró contrariado cuando le consultaron por la ausencia de Eugenio  Mena –figora en Racing- y la convocatoria de Eduardo Vargas, que se habría producido por presión de los dos seleccionados de mayor ascendencia –Vidal y Alexis- en desmedro de Nicklas Castro, quien había sido anunciado en la nómina.

«Aparte de lo que ha sido este inicio, por toda la problemática que hemos vivido, hemos tenido la mala fortuna de tener en las últimas dos semanas siete bajas importantes, de las cuales cuatro o cinco venían con mucha regularidad«, expresó el instructor de la FIFA.

Sobre Alexis, aventuró que hoy no es el mismo por su falta de continuidad: “Lleva dos años muy difíciles, traumáticos, desde el 2018 en el Manchester United. Sólo ha hecho seis partidos continuos de 90 minutos en la selección nacional. Lo de ahora es impredecible. Entra 20 ó 12 minutos. Es muy difícil evaluar tanto la condición futbolística como la atlética».

Además, transfirió al Gobierno la responsabilidad de que Isla pueda jugar contra Colombia el domingo: «Todo depende de las autoridades del Ministerio de Salud chileno, son quienes tienen la autonomía de autorizar o no su ingreso a Chile. Ustedes conocen que en Uruguay nos negaron que estuviera con nosotros».

En ese contexto, y mostrando un recambio obligado por las circunstancias, La Roja buscará un resultado positivo en un ambiente que siempre le fue adverso. De acuerdo a la última sesión en Pinto Durán, el equipo alineará con Gabriel Arias en el arco: Fuenzalida, Díaz, Rocco,  Sierralta y Vegas en la defensa; Aránguiz, Baeza (Reyes), Vidal y Alexis en mediocampo; y Eduardo Vargas en ofensiva.