La Roja se dio un festín con República Dominicana

Tres goles de Ben Brereton y dos de Bruno Barticciotto establecieron un 5-0 que pudo ser mucho más amplio. La debilidad de los centroamericanos impide una buena celebración, pero hay aspectos en que el equipo nacional está mejorando.

Por JULIO SALVIAT / Foto: ANFP

Si el relator del partido hubiese sido un mexicano, seguramente habría dicho: “Está bien. Está bien porque esta no es la Copa de Oro ni un partidito entre centroamericanos”, como ocurrió en la Copa Centenario en el inolvidable 7-0. Y se habría lamentado porque faltaba un tiempo completo y su equipo perdía por cuatro a cero.

En el estadio Sausalito, con el frío calando los huesos, los jugadores de República Dominicana habían sido congelados por la temperatura y el rival. La Selección Chilena, con diez cambios en relación al equipo que presentó ante Cuba, se había dado un festín aprovechando sus pocas virtudes y la ostensible debilidad del adversario.

Al terminar el encuentro, el marcador se había ampliado a 5-0, pero el rendimiento ya no fue el mismo.

Le costará a Eduardo Berizzo olvidar ese primer tiempo. Con una alineación más fuerte y con un par de jugadores inspirados, su equipo satisfizo todas sus pretensiones: presión sobre la salida, quite en campo contrario, mucha llegada por los costados, juego veloz y profundo y -sobre todo- inesperada contundencia.

Tres goles consecutivos de Ben Brereton y otros dos del debutante Bruno Barticciotto establecieron en cifras la enorme diferencia entre ambas escuadras. Se sabía de antemano que República Dominicana carece de jerarquía y si estaba acá era precisamente para que La Roja tomara confianza, tal como había ocurrido con Cuba. El ensayo resultó como él quería.

Lo que falta es saber si esa exhibición podrá realizarse frente a los equipos sudamericanos, todos superiores a Cuba y República Dominicana. El partido con Bolivia, el próximo martes en Santa Cruz de la Sierra, dará pistas más concretas sobre la capacidad y el rendimiento del equipo nacional.

Por mientras, vale la pena analizar en qué se ha mejorado y cuáles son los aspectos en que aún hay déficit.Berizzo ya vio a dos de los tres arqueros citados para este ciclo. De Cristóbal Campos no se supo nada: nunca le llegó la pelota. A Gabriel Arias, en cambio, lo exigieron en cinco ocasiones. En tres mostró categoría, en una falló lastimosamente (mal rechazo con los puños y arco vacío salvado por Catalán) y en la quinta vio cómo un remate que lo superaba se iba contra el vertical. En Bolivia habrá acción para Bryan Cortés.

La dupla de centrales integrada por Matías Catalán y Gary Medel mostró tanta o más fortaleza que la que formaron Matías Zaldivia y Rodrigo Echeverría en el primer partido, y en Santa Cruz deberían mostrarse Guillermo Maripán y Paulo Díaz. De los laterales, el mejor ha sido Juan Delgado, al que Berizzo le tiene mucha fe, pero Nayel Mehssatou y Guillermo Soto no desentonaron.

En el mediocampo deberían estar las cavilaciones mayores del entrenador. Erick Pulgar cumplió una actuación muy pobre, enemistado con la pelota, y Marcelino Núñez –el único que se mantuvo en la titularidad- estuvo lejos de repetir el gran papel que cumplió en el partido anterior. Williams Alarcón y Víctor Méndez cumplieron sin destacar, mientras Arturo Vidal no tuvo la trascendencia que acostumbraba. En ese sector, el rescatable fue Diego Valdés, a pesar de que desperdició al menos tres situaciones de gol.

Lo mejor de la noche fue la dupla de ataque. Brereton se abrazó tres veces en 25 minutos. Barticciotto, que corrió y provocó peligro en los 93 que se jugaron, se inscribió con una dupleta. Alexis Sánchez, en cambio, se vio impreciso y tuvo la mala suerte de que se le invalidara un gol legítimo. Y Víctor Dávila, que estuvo diez minutos en la cancha, se lamentó porque su primera intrevención terminó con un disparo que hizo estrellarse la pelota contra un vertical.

PORMENORES

Partido amistoso.
Estadio: Sausalito, Viña del Mar.
Público: 15.000 espectadores, aproximadamente.
Árbitro: Nicolás Lamolina, de Argentina.

Chile (5): G. Arias; J. Delgado, M. Catalán, G. Medel, G. Suazo; D. Valdés, E. Pulgar, A. Vidal, M. Núñez; B. Barticciotto y B. Brereton. DT: Eduardo Berizzo. Cambios: 46’, A. Sánchez por Brereton; 57’, V. Méndez por Pulgar y G. Soto por Delgado; 68’, W. Alarcón por Núñez; 80’, V. Dávila por Valdés.

R. DOMINICANA (0): X. Valdés; C. García, L. De Lucas, I. Díaz, A. Melo; E. Azcona, D. Leonardo, R. Vásquez, C. Ventura; E. Reyes y D. Romero. DT: Marcelo Neveleff. Cambios: 46’, B. López por Díaz; 55’, N. Lorenzo por Reyes; 70’, G. De la Peña por Melo y J. Rosa por Flores; 84’, E. Japa por Ventura.

Goles: 11’, 17’ (cabezazo) y 25’, Ben Brereton; 45’ (penal) y 58’, Bruno Barticciotto .
Tarjetas amarillas: Reyes y García (RD).