La Roja Sub 17 saca un empate «a lo Caputto» ante Perú

Tal como su predecesora que clasificó al Mundial de India, la actual selección chilena de la categoría apeló a su fortaleza física y mental para arrancarle al equipo anfitrión una igualdad sin goles en su debut en el Sudamericano.

Una gran duda dejó la anterior selección chilena que logró disputar el Mundial de India 2017: ¿jugaba así de fuerte y rústico porque el técnico Hernán Caputto no encontró jugadores de mejor pie o porque derechamente prefiere esa impronta netamente física?

Este jueves en Lima la incógnita quedó develada. A Caputto no le vienen con versos sobre la pulcritud y la finura en el trato del balón. Lo de él es derechamente armar equipos intensos. Esto es, fuertes, dinámicos y directos. Con un tránsito rápido de defensa al ataque, creando un circuito ofensivo en el que los volantes a ratos parecen sobrar, y un asedio defensivo implacable sobre el rival para quitarle la pelota cuanto antes.

Con esa premisa, no fue raro que para el Mundial de India el entrenador argentino hiciera poco por hacerse de jugadores derechamente talentosos, como el armador del Ajax Giovanni de la Vega, el volante mixto de Rosario Central Tomás Espinoza y el mediapunta de Boca Juniors, Brandon Cortés, que con 18 años esta semana acaba de firmar un contrato profesional con el equipo xeneize.

Que en India su equipo hiciera el ridículo y quedara eliminado en primera fase no le importó mucho al trasandino nacionalizado. Su impronta le sirvió para hacer como local un esforzado y emocionante Sudamericano coronado con un merecido vice campeonato detrás de Brasil.

Ahora la historia parece repetirse.

Armada esta selección inicialmente sobre una fuerte base de Colo Colo -hubo 14 de ellos en las nóminas-, paulatinamente y conforme los resultados a lo largo de un año de aprontes no se daban, Caputto fue prescindiendo de varios de los albos, que a nivel doméstico constituyen uno de los mejores equipos del fútbol cadete en muchos años, ganando diez de los 12 campeonatos disputados desde que se iniciaron grupalmente en la categoría Sub 11.

Este jueves, en Lima, la Roja saltó a la pésima cancha sintética del Estadio de la Universidad Mayor de San Marcos con solo cuatro colocolinos. El resto responde al prototipo físico y mental del jugador predilecto de Caputto.  

Y con ese sello su elenco salió a enfrentar a Perú en la primera jornada de este Sudamericano que dará cuatro pasajes al Mundial de Brasil, en noviembre próximo.

No era una tarea fácil. Ni por el carácter local del rival, ni por los aprontes. Porque si Perú fue campeón en diciembre en la Copa Sub 17 de la UC, la Roja fue penúltima. Y porque en dos amistosos jugados en enero en Lima los chilenos apenas arrancaron primero un empate 1-1 y luego fueron goleados 1-4.

Pero esas aparentes diferencias no se vieron este jueves. Chile dominó físicamente a Perú en la etapa inicial y llegó con constante peligro al arco del portero Massimo Sandi. El peligroso volante ofensivo Alexander Aravena desperdició en el minuto 12 una oportunidad clarísima al quedar solo frente al arquero y rematarle al cuerpo.

También tuvo varias en esos momentos el atacante cruzado Gonzalo Tapia, que con su potencia física y atrevimiento tuvo de cabeza a la defensa peruana, al punto de causarle las tres tarjetas amarillas con que acabó el duelo la selección albirroja.

Pero el primer tiempo acabó en blanco y en el segundo todo fue distinto.

Perú fue más atrevido y Chile sintió el rigor de su despliegue inicial. Afortunadamente para los chicos de Caputto la oncena del DT Carlos Silvestri tuvo poca claridad ofensiva. De nada le sirvió una aparente superioridad técnica porque cerca del área chilena todo se le diluía.

Pese a su cansancio y a su alargamiento inconveniente en la cancha, el elenco nacional logró llegar con peligro y marrar varias oportunidades.

En el último tramo vino la calma. Perú volvió a decaer, esta vez físicamente. Paradojal fue que la selección local sintiera el rigor del césped sintético y fuera presa de sucesivos calambres.

Así, la Roja casi no pasó apuros en los últimos minutos y sus mejores cualidades defensivas se hicieron insuperables. El arquero Julio Fierro, por ejemplo, ratificó por qué ya fue subido al primer equipo de Colo Colo. Su personalidad y seguridad en distintas circunstancias del juego son una garantía para sus compañeros. En ese epílogo la defensa siguió luciendo segura e impasable por abajo y arriba. El mediocampo no se desordenó y los atacantes siguieron tapando la salida peruana.

Chile quedará libre en la segunda fecha de este grupo A. Volverá a jugar el lunes 25 contra Ecuador, que en el partido preliminar de esta jornada igualó 1-1 con Venezuela.  Precisamente el tercer rival será la Vinotinto y el cuarto Bolivia.

Pese a los malos resultados en el proceso previo, la Roja mostró su mejor cara a la hora de la verdad. Un rostro, en todo caso, más bien tosco que agraciado, que de tan mal agestado puede que siga metiendo miedo a sus adversarios y logre pasar a la siguiente fase.

PORMENORES

Sudamericano Sub17 de Perú

Estadio de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Lima)

Árbitro: Fernando Espinoza (Argentina)

PERÚ (0): M. Sandi; K. Aguilar, J. Racchumick, C. Montoya, M. Llontop; R. Carpio, Y. Celi (85′ A. Burlamaqui), C. Ruiz; P. De la Cruz (68′ J. Huayhua), J. Grimaldo (69′ O. Pinto), S. Cavero.

CHILE (0): J. Fierro; D. Tati, P. Flores, D. González, C. Riquelme; C. Pérez, V. Pizarro, A. Aravena; G. Tapia (93′ M. Belmar), A. Oroz (74′ K. Sepúlveda), C. Díaz.

Tarjetas amarillas: En Perú, Llontop, Celi y Carpio ; en Chile, Pérez, Tapia y Aravena.