La rotación no detiene el buen momento de la UC

La Universidad Católica, que está peleando en dos frentes, a pesar de jugar con un equipo alternativo logró imponerse 2-1 a Everton. El colombiano Duvier Riascos anotó su primer gol en Chile y de paso le dio a su equipo la cuarta victoria seguida como forastero.

Everton dejó pasar una gran oportunidad de imponer sus condiciones en casa frente a un rival que se presentó con una formación alternativa. La Católica de Quinteros, tal como lo hiciera en San Carlos frente a La Calera, jugó con un equipo conformado mayoritariamente por futbolistas que han mirado la campaña desde la banca, y otra vez la estrategia funcionó.

Pero hay que reconocer que la rotación tuvo éxito en parte por el extremo respeto que Everton le tuvo a la UC. Casi siempre cediendo la iniciativa, los viñamarinos no encontraron profundidad en su trío de ataque: Cerato, Cuevas y Ramos. Los veloces y pequeños delanteros no fueron alimentados por sus volantes ni mucho menos acompañados por los laterales, que se enfocaron más que nada en defender.

Los dirigidos por Gustavo Díaz generaron muy poco peligro en todo el partido, al punto que Toselli –que volvió a los pastos donde la temporada pasada fue titular- sólo contuvo dos remates.

Y cuando el primer tiempo invitaba a la siesta, los equipos parecieron despertar con una gran jugada iniciada y finalizada por Carreño, donde también participaron Munder y Riascos. Finalmente el volante definió con un sutil toque (´35). Aunque la alegría cruzada duró tan poco como la de Rosario Central en San Carlos, porque en la jugada siguiente se sancionó penal de Huerta a Cuevas, capitalizado posteriormente por Cerato (´38).

Al menos esos pasajes regalaron al encuentro las emociones que estuvieron extraviadas anteriormente. Mientras que en la reanudación, la UC volvió a golpear primero, pero Everton esta vez no tuvo poder de reacción. En una jugada que se inició en un lateral, el colombiano Riascos, de buen partido, por fin pudo convertir (´47). El delantero la impulsó a la red mediante golpe de cabeza tras un centro de Magnasco que se desvió en el camino.

Everton jamás pareció aproximarse al empate, todo lo contrario, fue la UC la que estuvo más cerca de estirar el marcador, sumando alternativas en ataque y manejo de partido, especialmente cuando el equipo comenzó a parecerse más al titular con los ingresos de Aued y Pinares.

La victoria de Católica tiene mucho valor porque Quinteros la consiguió ampliando el abanico de posibilidades. Cuenta con un equipo que hasta ahora ha cumplido, y con un plantel que ha sabido responder cuando ha sido requerido. De esta forma la UC consiguió su cuarto triunfo consecutivo en calidad de visitante, su punto más débil en la temporada anterior.

Ahora a Católica se le avecina una semana tan seductora como exigente, ya que el miércoles recibirá a Libertad (20:30 horas), y el domingo a la Universidad de Chille (12:00 horas).

Pormenores

Estadio Sausalito de Viña del Mar

Público: 7.813 espectadores controlados

Árbitro: Cristián Garay

Everton (1): C. Campestrini; B. San Juan (58′, F. Arismendi), M. Velásquez, C. Suárez, A. Ibacache; D. Orellana, B. Rivera, A. Madrid; J. Cuevas (78′, P. Sánchez), A. Ramos (76′, I. Díaz), M. Cerato.

DT: Gustavo Díaz.

U. Católica (2): C. Toselli; S. Magnasco, G. Lanaro, V. Huerta, R. Rebolledo; J. Carreño (66′, L. Aued), I. Saavedra, C. Lobos; D. Buonanotte (84′, J. P. Fuenzalida), D. Riascos, C. Munder (74′, C. Pinares).

DT: Gustavo Quinteros.

Goles: 0-1: 35′, Carreño (UC); 1-1: 38′, Cerato, de penal (E); 1-2: 47′, Riascos (UC).

Tarjeta amarilla: amos (E)

Tarjeta roja: 79′, Arismendi (E), por doble amonestación.