La suerte tuvo color rojo en Santa Laura

Superada en posesión y oportunidades de gol, Unión Española debutó en la Copa Libertadores ’21 con una inmerecida victoria sobre Independiente del Valle, de Ecuador. La revancha tendrá lugar el próximo martes en Quito.

Por JULIO SALVIAT / Foto Agencia UNO

La fortuna, normalmente tan esquiva para el fútbol chileno, esta vez fue una aliada. Superada en muchos aspectos futbolísticos y físicos, Unión Española consiguió una valiosísima victoria sobre Independiente del Valle.

Desde el comienzo se advirtió que el equipo ecuatoriano no venía a especular. Instaló mucha gente en el mediocampo y desde ahí impuso una superioridad no sólo en la posesión de la pelota sino en las oportunidades de gol.

No podía extrañar que los visitantes mostraran un juego más cohesionado: la mitad de los jugadores hispanos nunca había actuado juntos. 

En la defensa se mantenía Thomas Galdames pero su acompañante como central estaba improvisado en ese puesto: Juan Pablo Gómez siempre fue lateral. Y por las bandas, dos recién incorporados: Stefano Magnasco, proveniente de La Serena, por la derecha, y Marcelo Jorquera, que defendió a Cobresal en la temporada anterior, por la izquierda.

En el mediocampo, volvió Gonzalo Villagra, que es de casa pero que pasó un par de temporadas en Santiago Morning, y debutó Ignacio Lemmo, un uruguayo que destacó el año pasado en Puerto Montt.

Y en el ataque, otro hijo pródigo, Patricio Rubio, y la flamante adquisición; Rubén Farfán, que llegó desde Coquimbo Unido.

Con todos esos parches, era difícil que Unión Española mostrara la jerarquía que lució en algún momento del torneo anterior y que hizo parecer que sería capaz de quitarle el campeonato a Universidad Católica. Pero estaba escrito que no iba a perder en este debut en la Fase 2 de la Copa Libertadores.

Aunque Diego Sánchez insinuó que iba a ser un desastre, después se rehabilitó y fue una de las piezas clave en la victoria. En su primera intervención, antes de los 5’, el arquero tuvo una vacilación que pudo ser fatal; en la segunda, efectuó un pésimo rechazo con el pie; y en la tercera, ante el primer remate que le llegaba, mostró enorme inseguridad.  Sin embargo, de ahí en adelante no tuvo fallas. Al revés, dos intervenciones suyas impidieron el gol visitante cuando ese equipo era ampliamente dominador. Primero, voló ágilmente para sacar al córner un cabezazo de Richard Schunke que cumplía con todos los requisitos para terminar en gol: violento, esquinado y hacia abajo. Después, apretó contra sus piernas un remate violento de Joffré Escobar, que había girado vivazmente en el área chica para encontrar espacio para su disparo.

Al otro lado, Unión Española solo mostraba los arrestos individuales de Carlos Palacios y la incansable búsqueda de espacios y piques de Farfán. La primera intervención del joven arquero Moisés Ramírez recién se produjo cuando faltaban segundos para el descanso: un cabezazo recto y blando de Lemmo.

No habían hecho nada en ataque los rojos cuando consiguieron el tanto que a la postre sería el del triunfo. Y tampoco hubo mucho mérito: un córner servido por el zurdo Lemmo desde la derecha se fue cerrando hacia el arco y la pelota encontró la cabeza de Beder Caicedo para clavarse en un rincón. Un par de minutos antes, la portería de Sánchez se había remecido con un cabezazo que bloqueó Juan Pablo Gómez en la raya haciendo que el balón se estrellara en el horizontal, y el rebote posterior lo capturó Escobar, que desvió el testazo a dos metros del arco.

Se abrió un poco más el juego por el adelantamiento de Independiente del Valle y la posibilidad de contraataques por parte de los locales, pero el marcador no se movió. Los centrales rojos fueron impasables y los cambios en ambos equipos no modificaron mucho el desarrollo y tampoco tuvieron influencia en el resultado. Debutó por la Unión el boliviano Alejandro Chamucero y mostró algo de las condiciones que lo llevaron a las competencias de Brasil, donde jugó por el Recife, y de México, donde defendió al Puebla.

La revancha, decisiva para definir la llave, se disputará el próximo martes 16 en el estadio de Liga Universitaria de Quito.

PORMENORES:

U. ESPAÑOLA (1): Diego Sánchez, Stefano Magnasco, Juan Pablo Gómez, Thomas Galdames, Marcelo Jorquera; Gonzalo Villagra, Ignacio Lemmo (61’, Alejandro Chumacero), Carlos Palacios; Víctor Méndez; Rubén Farfán (87’, Luis Pavez) y Patricio Rubio (69’, Cristian Palacios). DT: Jorge Pellicer.

INDEPENDIENTE DEL VALLE (0): Moisés Ramírez; Anthony Landazuri (87’, John Jairo Dánchez), Richard Schunke, William Pacho, Luis Segovia: Brian García (87’, Effren Mera), Cristian Pellerano (69’, Pedro Vite), Lorenzo Taravelli; Cristian Ortiz, Joffré Escobar (87’, Brian Montenegro) y Beder Caicedo (66’, Johanner Chávez). DT: Renato Paiva.

GOL: 56’, Caicedo, autogol.

AMONESTADOS; Carlos Palacios, Lemmo y Villagra (UE);  Segovia y Chávez (I)

EXPULSADOS: No hubo.

Revisa el compacto del triunfo de la Unión Española: