La U ganó la primera de siete finales…

Envueltos por un Nacional lleno -récord de público para la temporada-, azules y celestes protagonizaron una obra cargada de tensiones, incertidumbres y no poco drama. Al cabo, Universidad de Chile salió, momentáneamente, de la zona de descenso directo, el objetivo prioritario.

Seguramente, el remate de Martínez se iría un par de metros del pórtico del “Conejo” Pérez, pero Zenteno (ansioso, ya cansado) intentó bloquear la pelota y la desvió para meterla en el fondo del arco iquiqueño.

El estallido en el Estadio Nacional fue de final de Copa Mundial: corría el minuto 84 y la U recién se daba cuenta que aseguraba, así, la primera de las siete finales que le restan para mantener la categoría y cerrar una temporada extraña, cargada de malas decisiones y equívocos presagios. 

Los nortinos, con 10 hombres desde hacía mucho rato (torpe expulsión de Blázquez), poco tenían que hacer: resignados a un ataque débil y con jugadores exhaustos producto de un trajín intenso (como el uruguayo Guichón), también comprendían la magnitud de la derrota: ahí quedaban, junto al Campanil, en zona de descenso directo.

En rigor, la jornada nocturna en Ñuñoa siempre estuvo cargada de incertidumbre, más allá del anhelo de triunfo de los más de 40 mil hinchas azules.

Y, ojo, que la U tuvo un arranque soñado con el cabezazo de Riquelme que abrió la cuenta a los 2 minutos, tras un mal achique de la defensa celeste.

Sin embargo, como en otros partidos, el cuadro de Caputto no supo administrar la ventaja. Retrocedió, cedió espacios y la pelota, e invitó a su rival a ser protagonista. 

Un tiro libre de Donoso, que rozó en un jugador azul y le dobló las manos al redebutante Herrera, ponía la paridad con justicia, a los 34’: Iquique jugaba mejor y sus puntas (Silba y el propio Donoso) ganaban sus duelos individuales ante Aveldaño y González, bien secundados por Gaínza y Salinas (sobre todo el primero).

A esas alturas, el equipo de Vera mostraba más de una virtud: no sólo había roto la sociedad Fernández-Oroz, que le dio vida al mediocampo azul en el arranque, sino que, mediante la salida limpia de Iturra, encontraba flancos para hacer daño, cambiando de esquema táctico súbitamente. 

Así se fueron al descanso, entre la inquietud de azul y la conformidad celeste, porque para Iquique el punto era casi una victoria.

En el segundo tiempo, el punto de inflexión fue la salida de Blázquez. Con 10, Iquique perdió agresividad y la U retomó el control, sobre todo con un activo Fernández. 

Fue el mismo uruguayo quien casi botó el arco de Pérez con una zurda tras centro desde la izquierda (69’). También el “Conejo” se lució al rechazar sendos cabezazos de Riquelme y de Aveldaño.

Pero el 1-1 se mantenía inalterable, a pesar de que Caputto había movido el tablero con los ingresos de Ubilla (extrañó la salida de Oroz) y de Martínez por un siempre poco confiable Espinoza (en rigor, el volante debió ser expulsado por un planchazo a Iturra, en el único error de peso del juez Hermosilla).

Hasta que llegó el minuto 84 y la jugada ya descrita (que nació de un grueso error de Guichón): la U parecía haber ganado el mundial de clubes, asegurando tres puntos que la ubican por ahora dentro de la Primera División sólo por diferencia de goles.

Una realidad muy frágil como para soñar con el sosiego o la salvación definitiva. 

PORMENORES

Campeonato Nacional. Partido válido por la vigésimo cuarta fecha.

Estadio: Nacional.

Público: 45 mil espectadores.

Arbitro: Angelo Hermosilla

U. DE CHILE: Johnny Herrera; Matías Rodríguez, Lucas Aveldaño, Osvaldo González, Jean Beausejour; Nicolás Oroz (77’ Sebastián Ubilla), Rafael Caroca, Gonzalo Espinoza (81’ Martínez); Leonardo Fernández, Angelo Henríquez, Marcos Riquelme.

DEPORTES IQUIQUE: Sebastián Pérez; Matías Blázquez, Manuel Iturra, Mauricio Zenteno, Matías Donoso, Facundo Guichón, Hans Salinas (76’ Manuel Bravo), Andrés Imperiale, Diego Fernández, Camilo Gainza (73’ Michael Fuentes), Luis Silba (73’ Misael Cubillos).

GOLES: Para Universidad de Chile, Riquelme a los 2’ (cabezazo) y Zenteno (autogol), a los 84’. Para Iquique, Donoso, a los 34’.

Tarjetas amarillas: En la U, Riquelme y Espinoza; en Iquique, D. Fernández, Salinas y Blázquez.

Tarjeta roja: Blásquez, de Iquique, por doble amarilla, a los 55’.