La U jugó al nivel de los buenos

En la mejor actuación de la temporada, los azules vencieron 3-1 a la UC y quedaron en condiciones de disputar un cupo para las competencias internacionales. El Clásico puso en vitrina a un jugador de proyecciones: Renato Cordero.

Por JULIO SALVIAT / Fotos: AGENCIAUNO

Los seguidores lo echaban de menos. Por razones no explicadas, Israel Poblete había quedado fuera de la titularidad y, en algunas ocasiones, lejos de la convocatoria. Le llegó su oportunidad en el Clásico, y el volante que se formó en Huachipato hizo historia.

Hasta la media hora de juego, el encuentro era el que se preveía, con Universidad Católica tratando de imponer su mejor juego y la U intentando una presión en campo ajeno y al aguaite de los espacios cuando no lograba cortar los avances iniciales de los cruzados. Incluso los azules habían mostrado esas típicas falencias que desembocan en jugadas absurdas como pases al hombre invisible (Luis Casanova) o remates sin potencia ni dirección desde distancia desaconsejable (Federico Mateos).

En eso estaban cuando Marcelo Morales interrumpió una salida de la UC y su ya acostumbrado centro preciso fue conectado exitosamente por Israel Poblete no sólo para abrir el marcador, sino para darle un vuelco completo al partido.

El contraste removió a todo el equipo cruzado, que por momentos se vio maniatado en todos los sectores. Con su dinámica habitual y una precisión casi desconocida, la U le dio intenso trabajo al arquero Nicolás Peranic y consiguió un marcador tranquilizador cuando ya finalizaba la primera fracción. El volante Renato Cordero, otra figura destacada, fue derribado en el área por Byron Nieto, y el servicio del penal por parte de Leandro Fernández fue perfecto.

Algo mejoró Universidad Católica con el ingreso de Clemente Montes, que terminó agotando con sus piques a Morales, su marcador, pero nada de lo que produjo en bien de su equipo fue bien capitalizado. El lateral Juan Pablo Gómez pudo por fin acercarse a sus mejores niveles y, tras un comienzo incierto por la peligrosidad de Alexander Aravena, terminó ganando su duelo. A la vez, entre Matías Zaldivia y Luis Casanova se encargaron de contrarrestar la fortaleza y la contundencia de Fernando Zampedri.

Así, el dominio de Universidad Católica se fue diluyendo, mientras la U crecía en confianza. Hasta sorprendente resultó la coherencia del juego azul, acostumbrado a los ponchazos y las embestidas solitarias. Con Cordero manejando los hilos, Fernández y Cristian Palacios encontraron espacios que normalmente les están vedados. De eso modo, una combinación entre ambos dejó al “Chorri” en situación de disparo y su remate fue desviado con el brazo por Gary Kagelmacher. Del penal se encargó nuevamente Fernández, otra vez con frialdad y acierto, para establecer un lapidario 3-0.

Con todas sus baterías descargadas, la UC descontó en una de las pocas jugadas en que habilitador y receptor se entendieron. Cristian Cuevas envió el centro largo y Gonzalo Tapia saltó ágilmente para cabecear con potencia.

Si a los cruzados les quedaba alguna ilusión, uno de los suyos la mató: un patadón de Guillermo Burdisso a Jason Fuentealba le costó la expulsión. Y con diez, la UC no tuvo más posibilidades de asustar a Toselli.

La diferencia, en síntesis, fue amplia en el marcador, y plenamente justificada. Puntos bajos no hubo en la escuadra del cuestionado Mauricio Pellegrino: Zaldivia, Morales, Cordero, Poblete y Fernández pasaron por la cabeza de quienes tenían que elegir a la figura del partido. Al otro lado, en cambio, costó encontrar a alguien destacado. El primer tiempo de Aravena y el segundo de Montes fueron lo mejor de los dirigidos por Nicolás Núñez.

Y con todo esto, la U alcanzó en la tabla a su clásico rival y quedó en condiciones de pelear un cupo para la Copa Sudamericana, algo que seguirán disputando los dos equipos en las tres fechas que faltan para terminar el torneo.

Renato Cordero fue una figura excluyente en el triunfo azul y, además, fue víctima del penal que significó el 2-0 transitorio para la U.

PORMENORES

Campeonato nacional, fecha 27.

Estadio: Santa Laura.

Público: 10.077 espectadores.

Árbitro: José Cabero.

Universidad Católica (1): N. Peranic; B. Nieto. G. Burdisso, G. Kagelmacher, C. Cuevas; B. Rovira, I. Saavedra, C. Pinares; J. Ortiz, F. Zampedri y A. Aravena. DT: Nicolás Núñez. Cambios: 46’, C. Montes por Ortiz; 66’, G. Tapia por Pinares y B. Ampuero por Nieto; 87’, F. Di Santo por Saavedra.

Universidad de Chile (3): C. Toselli; J. P. Gómez, M. Zaldivia, L. Casanova, M. Morales; I. Poblete, R. Cordero, F. Mateos, L. Assadi; L. Fernández y C. Palacios. DT: Mauricio Pellegrino. Cambios: 57’, J. Fuentealba por Mateos; 71’, E. Ojeda por Assadi; 85’, Y. Andía por L. Fernández, F. Lobos por Palacios y V. Fernández por Morales.

Goles: 29’, Israel Poblete, cabezazo (U); 44’ y 73’, Leandro Fernández, penales (U); 83’, Gonzalo Tapia, cabezazo (UC).

Tarjetas amarillas: Nieto, Saavedra y Kagelmacher (UC); Mateos, Casanova y Toselli (U).

Expulsado: 88’, Guillermo Burdisso (UC).