La U no levanta cabeza entre sapos y culebras…

Apenas rescató un empate 1-1 con Unión La Calera en el Estadio Nacional y se mantiene como subcolista del torneo, luego de otra semana marcada por su escaso volumen de juego y las desgastantes polémicas internas.

Tensionado por la estridencia habitual de Johnny Herrera en las declaraciones, el ambiente semanal de la U fue enrarecido por las acusaciones de premios brujos y calificativos de ratas, sapos y otros insultos para quienes disparabaN contra el capitán desde afuera del CDA.

Esa falta de calma y concentración y también se tradujo en los primeros minutos agitados del partido, en que los azules debieron cambiar a Barrios por una grave lesión a los 2 minutos y -tras reemplazarlo por el juvenil Alarcón después de esperarlo increíblemente otros dos minutos para que calzara sus zapatos- , acertó con el gol temprano gracias a una cantinflada del prestigiado portero argentino Batalla, que sacó mal con el pie, permitiendo que Jimmy Martínez anotara con el arco descubierto.
Ese comienzo explosivo mantuvo su latencia a lo largo de un primer tiempo de mucho ritmo, con esa «intensidad» que de la que reniegea y cuestiona el «Mago» Valdivia como recurso ganador cuando le conviene. Por estilo de ambos, el juego no tuvo pausas y alternaron las opciones de gol con la promesa tácita de volver a las redes. 
La Calera tiene el aplomo de los argentinos que lo sustentan -de Batalla a Larrondo, pasando por Isnaldo y Rodríguez- y esta U en metamorfosis no usa demasiado la pausa y aún no acierta con el equilibrio en su dinámina, pero levanta a su gente con esa vibración propia de la desesperación y otra actitud para arrancar del fondo.

El segundo tiempo mantenía esa característica, cuando a los 70′ se repitió un espectáculo ya conocidos: el lanzamiento de bombas de estruendo y fuegos artificiales que están prohibidos en los estadios y que obligaron a suspender dos veces el partido.

Seguramente motivado por el seguimiento del DT Rueda para la Selección, el argentino-chileno Larrondo se motivó para generar muchas complicaciones a la zaga azul, que se veía permeable con la pelota en el piso y bastante más en el juego aéreo. Por esa vía, precisamente, se originó el empate a los 75′, tras un córner desde la derecha que Lobos cabeceó al primer palo con demasiada facilidad para establecer el empate.

A esa altura, la visita se movía con mayor consistencia y los fantasmas volvían a acerchar al equipo azul. Aun así, un contragolpe a los 80′ fue increíblemente desperdiciado por Matías Rodríguez, quien remató mal a un metro del arco.
En los minutos finales, frente a un rival compacto que tampoco quiso arriesgar demasiado, la U matizò desorden con desesperaciòn y los cambios del uruguayo Arias -que incorporó arriba a Ubilla y Torres- contribuyeron a esa imagen de inseguridad.
Al fin, el empate mantiene a la U en la zona de dudas futbolísticas y en el despeñadero agobiante de la tabla, con cinco puntos y una condición de subcolista que podría ser la selfie más fiel que retrata a Arias junto al equipo que no logra levantar…

PORMENORES
Estadio Nacional
Árbitro: Eduardo Gamboa
U de Chile (1): Herrera; Carrasco, Martínez, Vittor, Rodriguez, Barrios (2′ Alarcón), Oroz, Caroca, Campos López (Torres), Guerra (Ubilla) y Campos Toro.
Unión La Calera: (1) Batalla; Alvardo, Laba, Andía, Larrondo, Leiva, Vilches, Lobos, Isnaldo, Wiemberg y Rodríguez
   Goles 5′ Jimmy Martínez; 74′ Lobos