La U retoca su nuevo «maquillaje» para volver a la gala de la Copa Libertadores

Los azules desarrollan su marcha blanca en el CDA a la espera del debut con San Lorenzo de Argentina, mientras los refuerzos se adaptan y entre el DT Dudamel y los dirigentes atizan una tensión innecesaria en el CDA.

Por DANIEL PÉREZ PAVEZ

El estreno del miércoles en la Copa Libertadores (21:30, estadio Nacional) ante San Lorenzo de Argentina será un valioso «calmante» para la U luego de días de tensión interna a causa de las contrataciones, en una insólita fricción del técnico y los dirigentes cuando el foco debiera estar puesto en la marcha blanca del nuevo equipo. Una queja de Rafael Dudamel por quienes no llegaron al plantel -pidió al argentino Agustín Palavecino; y a los colombianos Cristián Arango y Carlos Robles- y la respuesta tan rápida como brusca de voceros directivos aclarando que «las decisiones las toma el club» demostraron cómo se delinea la espesa relación con el venezolano.

Y es curioso, en ambos casos, porque la U armó bien su artillería para la primera batalla del año, después de desprenderse de los sueldos impagables de Jean Beasejour y Matías Rodríguez y filtrar un plantel que necesitaba un reseteo urgente. Las incorporaciones para la Libertadores y el torneo nacional fueron Marcelo Cañete, Yonathan Andía, Ramón Arias, Nahuel Luján y Mario Sandoval, a la espera que firme Thomas Rodríguez.

Al menos se trata de nombres competitivos, que debieran ser la plataforma individual de un equipo que escpó del descenso con un gran impulso que le instaló, casi sin pensarolo, en una instancia copera. El desafío de Rafael Dudamel será consolidar un formato de juego adecuado a los que arribaron, con una regularidad que nunca tuvo en el torneo pasado. En rigor, una tarea enorme para el caribeño, que tuvo resistencia en el camarín anterior y tampoco genera «buena onda» con aquel directivo que le mandó el recado a través de El Mercurio sobre que «cualquier DT quisiera tener este equipo que se armó, porque se hizo para pelear el campeonato”.

Acaso el tema pendiente en esa estructura de juego sea el zaguero lateral izquierdo, una falencia c´ronica de las divisiones menores de la U que podría compensar en la emergencia el venezolano Del Pino Mago mientras no haya más «caja» para traer al calerano Wimberg, por ejemplo.

Andía, a la U y la Selección de Lasarte.

Un «santo» sin el cielo asegurado

Como sea, San Lorenzo también atraviesa una fase inicial de rodaje en el torneo argentino al cabo de tres fechas en que perdió dos partidos (Central Córdoba y Colón ) y sólo ganó uno (Arsenal), mientras su más reciente refuerzo, el colombiano Gordillo, intenta hacerse un lugar en el equipo. Otros nombres que resuenan en el Ciclón son el mismo Insaurralde que fue exonerado de Colo Colo y el goleador Franco Di Santo que se inició en Audax Italiano.

Este fin de semana la U debiera volver a la cancha para un amistoso formal -uego de recibir a Magallanes-, pero tras los primeros escarceos en el CDA muchos apuestan porque, después de los ajustes, el equipo azul decantará con De Paul en el arco, Andía, Casanova, Arias y Del Pino Mago; Espinoza, Sandoval, Cañete y Aránguiz; Herníquez y Larrivey. Suena bien, claro, pero lo fundamental es que juegue bien…