La U salvó ilesa de la batalla en Chillán

En un intenso y friccionado partido, en especial en la segunda etapa, los azules rescataron un empate ante Ñublense.

Por SERGIO ANTONIO JEREZ

Si te es imposible ganar, por lo menos no pierdas, es un axioma muy utilizado en el fútbol y que grafica con claridad que el resultado prevalece siempre por sobre cómo se juega. Eso al menos podría haberse pensado cuando Nicolás Guerra estableció el 1-1 recién comenzando el segundo tiempo entre azules y rojos. La U había sufrido con la marca chillaneja en la primera etapa, y se había ido al descanso perdiendo 1-0, por lo que la igualdad le venía de perillas para salir indemne del Nelson Oyarzún. Por el lado de los locales, un empate no era sería para nada malo si el último compromiso había significado una derrota.

Sin embargo, y para beneficio de los casi siete mil espectadores que llegaron al recinto que lleva el nombre de un malogrado entrenador que estuvo en la banca de ambos equipos, los protagonistas no lo pensaron así. Por el contrario, pusieron todo su empeño en conseguir la cifra que les diera la victoria. Y eso se tradujo, por consiguiente, en un duelo intenso, duro, con mucha marca y decisión y, por momentos, también muy friccionado.

Con actividad constante en ambas áreas, el segundo tiempo llenó las expectativas del más exigente, porque fue un ir y venir, con mucha intensidad, sin pausas y con emoción hasta el pitazo final.

¿Qué la U regaló el primer tiempo y que pudo ganar en el segundo? Sí, puede ser. Porque en la etapa inicial Ñublense tuvo más la pelota y fue más activo para llegar al área contraria. De hecho, el rival sólo anotó dos remates, pero ninguno al arco mismo. Al revés, más allá del gol de Patricio Rubio (23’), tras una arremetida por la banda de Campusano que Gómez no pudo frenar, los chillanejos establecieron presencia constante en las cercanías del área contraria que no tuvo réditos por la buena actuación de la línea defensiva azul.

Pero todo cambió en la etapa final. Fundamentalmente por los ingresos en la U de Federico Mateos por el amonestado Renato Cordero y de Yonathan Andía por el errático Juan Pablo Gómez. Los azules se transformaron en dominadores del trámite, aumentaron su volumen ofensivo y transformaron al meta Nicola Pérez en protagonista relevante.

Mucho tuvo que ver, también, la porfía de Nicolás Guerra para tratar de “robar” algún balón con la defensa rival saliendo. Y tras conseguirlo a los 53’ y anotar el empate ante la salida de Pérez, el ex Ñublense le dio tarea a sus antiguos compañeros, aunque no tuvo los frutos deseados.

Al final lo pudo ganar cualquiera, por mucho se viera con más méritos el cuadro azul, pero lo importante es que ninguno renunció al premio mayor, por más que el reparto de puntos no sea para despreciar.

No hay peor astilla… Nico Guerra anota el gol del empate ante su ex equipo, Ñublense.

PORMENORES

Campeonato Nacional, fecha 15.

Estadio: Nelson Oyarzún, de Chillán.

Público: 6.277 espectadores.

Árbitro: Héctor Jona.

Ñublense (1): N. Pérez; B.Cerezo, R. Caroca, N. Zalazar, J. Campusano; R. Cisterna, J. Henríquez, L. Reyes, J. Leiva; A. Vilches, P. Rubio. DT: Jaime García. Cambios: 64’, B. Oyarzo por Cisterna; 68’, B. Provoste por Henríquez y A. Valdés por Vilches.

Universidad de Chile (1): C. Campos; L. Casanova, N. Domínguez, I. Tapia; J. P. Gómez, R. Cordero, E. Ojeda, Marcelo Morales; I. Poblete; N. Guerra, C. Palacios. DT: Mauricio Pellegrino. Cambios: 46’, Y. Andía por Gómez y F. Mateos por Cordero; 88’, J. Fuentealba por Casanova, Mauricio Morales por Ojeda y R. Huerta por Guerra.

Goles: 23’, Patricio Rubio (Ñ); 53’, Nicolás Guerra (UCH).

Tarjetas amarillas: Caroca y Leiva (Ñ); Gómez, Cordero y Marcelo Morales (UCH).