La Universidad Católica jugó con los cables cruzados

Una decena de ocasiones de gol desperdició el equipo de Mario Salas ante Palestino. Era derrotada hasta el minuto 92, cuando Germán Lanaro batió el pórtico árabe y logró el tercer empate del actual campeón chileno en el arranque del campeonato.

Como siga fallando así, la meta del bicampeonato para la Universidad Católica será muy escurridiza.

Esta tarde, jugando de local en San Carlos de Apoquindo, el equipo cruzado marró diez ocasiones de gol antes de que en el minuto 92 el grandote Germán Lanaro captara un rebote en el vertical derecho de Darío Melo y anotara la igualdad salvando un invicto católico que a nadie deja contento.

Porque la decena de casi goles no debe traducirse como una gran actuación ni promesa de mejores días.

De partida, en el primer tiempo la UC apenas sí sentó supremacía sobre el equipo árabe. Como ocurrió también en el torneo anterior, los de Mario Salas no fueron avasalladores ni tampoco una máquina perfecta. Se las arreglaron sí para tener algo más el balón, pero asustaron poco al engranaje defensivo rival armado, como está de moda, con dos líneas de cuatro, pero no por eso inexpugnable. Los argentinos Noir y Kalinski fallaron en los minutos 19 y 29 y sería.

La segunda etapa no varió de tono. Palestino siguió defendiéndose con comodidad y la UC errando ocho oportunidades merced, principalmente, al boquerón que dejaba Roberto Cereceda en su franja izquierda.

Parece extraña tal dualidad. Pero no. Es que los de La Cisterna tocaban tranquilos en mitad de cancha, sin sentirse presionados, y los locales atacaban aprovechando errores posicionales árabes para desperdiciar una tras otra la oportunidad de convertir.

Como se ha hecho costumbre en el campeonato, el equipo defensivo gestó un contragolpe para que el volante Diego Torres ganara un forcejeo con Alfonso Parot y metiera un zurdazo entre las piernas de Christopher Toselli.

Era el minuto 75 y recién ahí la UC sintió un impulso vital. Recién entonces se fue encima y con cuatro delanteros -Fuenzalida, Noir y los ingresados Castillo y Jaime- encerraron a los palestinistas contra su arco.

No hubo claridad, aunque sí mucho empuje. De todos modos parecía que todo el esfuerzo sería inútil hasta que el tozudo Parot ganó línea de fondo a punta de tropezones, centró para que Jaime estrellara la pelota en el poste derecho y Lanaro la capturara solo a un par de metros de la raya y batiera a Melo.

El 1-1 fue justo. Para Palestino, que no defendió con solvencia pero jugó con aplomo. Y para la UC, porque porfió hasta conseguir un empate que merecía.

PORMENORES

ESTADIO: San Carlos de Apoquindo

PÚBLICO: 9.355 espectadores

ÁRBITRO: Ángelo Hermosilla

UNIVERSIDAD CATÓLICA (1): Ch. Toselli; J. C. Espinoza (38’ C. Álvarez), G. Lanaro, G. Maripan, A. Parot; F. Manzano, (E. Kalinski, C. Espinoza (73’ S. Jaime); J. Fuenzalida, D. Llanos (64’ N. Castillo), R. Noir. DT: Mario Salas.

PALESTINO (1): D. Melo; B. Sierralta, E. Luna, B. Vidal, R. Cereceda; E. Carvajal, A. Farías, F. Mazurek (85’ J. Silva), D. Torres; L. Valencia (’80 R. Paredes), M. Vidangossy (58’ L. Banegas). DT: Nicolás Córdova.

GOLES: 75’ Torres (PAL), 90+2 Lanaro (UC)

TARJETAS AMARILLAS: Parot, Kalinski, Álvarez (UC), Vidangossy (PAL)