Lanzan mesa de trabajo para enfrentar proliferación del chinche del arce

“Este insecto llegó en el 2020 desde el hemisferio norte y hoy estamos buscando todas las estrategias para poder lograr una convivencia, porque es muy difícil la erradicación”, explicó la directora nacional (s) del SAG, Andrea Collao.

Por EL ÁGORA / GENTILEZA

Con el objetivo de aunar criterios y establecer parámetros de trabajo conjunto entre los municipios de la Región Metropolitana y los servicios públicos del Ministerio de Agricultura, se lanzó la mesa de trabajo para enfrentar la proliferación del chinche del arce, encabezada por el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), el Instituto de Investigación Agraria (INIA) y la Corporación Nacional Forestal (Conaf).

“Este es el lanzamiento de la mesa del chiche del arce y en ese sentido hemos querido integrar a todos los municipios y los actores relevantes”, comentó Andrea Collao, directora nacional (s) del SAG.

La instancia busca entregar respuesta a las distintas necesidades que tienen los municipios y orientar en materia técnica a sus equipos para el control y combate de este insecto.

El chinche del arce es originario de América del Norte: se alimenta de las semillas del arce, especialmente de las que caen al suelo. Esta especie de árbol se utiliza frecuentemente en zonas urbanas, siendo el más susceptible el Acer negundo.

“Este insecto llegó en el 2020 desde el hemisferio norte y hoy estamos buscando todas las estrategias para poder lograr una convivencia con el chinche, porque es muy difícil la erradicación y es en ese sentido que hemos creado esta mesa para tener una estrategia común para lograr con los municipios trabajar en conjunto con las medidas para combatirlo”, complementó Andrea Collao.

Los expertos del SAG explicaron que este insecto no es considerado una plaga forestal o agrícola, debido a que no causa daños de consideración a los árboles. Y, además, que no representa un riesgo para las personas.

“Cualquier insecto que llegue a tu casa es molesto para los ciudadanos y desde ahí, cada cual trata de empezar sus herramientas en torno a erradicarlo. Hemos hablado de los riesgos que significa tratarlos con plaguicidas, entonces, la idea es poder establecer en esta mesa criterios comunes, relato comunicacional para que la ciudadana pueda conocer cómo combatir o convivir con el insecto”, finalizó Collao.

Entre las medidas de mitigación se recomienda remover y eliminar los insectos mediante el uso de una aspiradora y luego depositarlos en una bolsa cerrada. Retirar y eliminar las semillas de arce caídas en el suelo, de las cuales se pueden alimentar las ninfas del insecto. Además, se está estudiando la posibilidad de avanzar en un recambio de árboles para limitar la posibilidad de migración que tiene esta especie.