Larrivey puso el aguinaldo y la U celebra su fiesta de la primavera

Los azules sumaron ante Cobresal su segundo triunfo consecutivo y con 22 puntos disfrutarán tranquilos las Fiestas Patrias a la espera de demostrar frente a los dos capacitados rivales venideros -Uniòn Española y Católica- la real proyección de sus aspiraciones en el torneo.

En un torneo tan poco competitivo como el chileno, la aparición sorpresiva de la U como candidato a amargarle la fiesta del título a Católica favorece una tensión futbolística que por acá escasea aún más luego del receso por la pandemia. Como la “Abuelita Milagros” que en la cultura popular hacía pan de la nada, el equipo azul logró posicionarse arriba gracias a dos victorias sucesivas y un rendimiento en alza que, ni con mucho, disimula las críticas a su discontínuo funcionamiento colectivo.

Si a la propia UC le resultó casi de rutina dar cuenta fácil de un desaliñado Audax Italiano, los universitarios tampoco debieron apelar a un gran repetorio para superar a Cobresal en Rancagua. Dos goles de Joaquín Larrivey –“Larrimoe”, para los hinchas- hicieron la diferencia exigua pero merecida sobre un rival de menores recursos individuales.

A despecho de las carencias en la conformación del equipo y especialmente en la mecanización de moivmientos tácticos en la cancha, esta U cuenta con un par de individualidades que pueden salvarle frente a exigncias menores. Un caso es Walter Montillo por distancia, el único conductor que armoniza los movimientos colectivos en el campo, y otro el argentino Larrivey, que suma nueve goles en diez fechas, con una contudencia admirable que no comulga con el estilo ni las espectacularidad. El 9 es un goleador clásico, presente en el área y efectivo más allá de sus desprolijidades con el balón.

Esta vez, un rebote que cazó el delatero en el primer tiempo y otro similar en el segundo le permitieron a su cuadro respaldar una victoria que Cobresal apenas puso en riesgo con un empate parcial de Cañete que, sin embargo, apenas pudo aguantar dos minutos

Que la U va en alza en los números (22 puntos) y en la seguridad para jugar sus fichas es una evidencia tan irrefutable como que no pasa zozobras mientras no presionen su defensa lenta por las orillas y permeable en el área. Después del deslucido enpate con Colo Colo, el equipo de La Cisterna disfruta una primavera deslumbrante tras dos triunfos, que deberá refrendar frente a adversarios realmente capacitados a la vuelta de Fiestas Patrias.

Y es que, al fin, tanto Unión Española como Universidad Catòlica –los dos rivales venideros- pondrán a prueba este “florecimiento” de una U que le dio un aguinaldo a sus hinchas, aunque nadie apostaría porque sabrá hacerse confiable y solventarlo en el futuro cercano…

PORMERNORES

Campeonato Nacional. Fecha 11. Estadio: El Teniente. Árbitro: Juan Lara.

Universidad de Chile: Fernando De Paul, Matías Rodríguez, Diego Carrasco, Osvaldo González, Juan Beausejour, Gonzalo Espinoza (’70 Jimmy Martínez), Camilo Moya, Walter Montillo, Pablo Aránguiz (’83 Fernando Cornejo), Joaquin Larrivey (’79 Ángelo Henríquez), Nicolás Guerra DT: Hernán Caputto.

Cobresal: Leandro Requena, Marcelo Jorquera, Rodolfo González, Diego Céspedes, Pablo Cárdenas, Cristopher Mesías (’71 Franco Ragusa), Sebastián Silva (’85 Juan Gutiérrez), Marcelo Cañete, Juan Gaete, Sebastián Varas (’70 Óscar Salinas), Felipe Reynero (’71 Leonardo Olivera) DT: Gustavo Huerta.

Goles: ’24 Joaquín Larrivey (UCH), ’53 Marcelo Cañete (CSL), ’55 Joaquín Larrivey (UCH)