Las razones de la U para elegir a un técnico debutante que le salve del descenso

El ex arquero Hernán Caputto dejó la Selección para asumir como jefe del plan de menores de los azules y ahora abandonó esa labor para tomar la emergencia de un equipo acechado por la mala campaña, así como las restricciones financieras y la ansiedad del club por cambiar el destino reciente.

Por: Camilo Rey

La U se convirtió en los últimos años en un consumidor compulsivo de entrenadores, luego de un ciclo glorioso en que Sampaoli le llevó a la cima de Sudamérica y donde, más allá de la corona en la Copa, su herencia fue más el alto rendimiento de ese equipo que un estilo o escuela que amortizara la inversión. De allí hasta la llegada de Hernán Caputto, un profesional lejanísimo a la historia de los azules a la cual apela para sublimar los valores de la institución, pasó de todo y la concesionaria gastó a menudo mucho y mal para elegir al hombre adecuado.

Como Franco, Becaccece y tantos más, Alfredo Arias fue otro más de esa saga, con episodios que partieron mal y terminar peor, intentando poner al frente de un plantel costoso y complejo a técnicos sin trayectoria ni conocimiento del camarín azul. En los 6 meses de Arias se tomaron malas decisiones futbolísticas y se quemaron “banderas” que la hinchada aún reconoce, como el caso de Johnny Herrera. Pero ya es pasado y ahora asume en calidad de interino el ex portero argentino Hernán Caputto a pocas semanas de dejar en banda a una selección chilena para asumir el proyecto formativo de los universitarios.

En rigor, Caputto formaría a las futuras figuras que devolvieran la gloria a la U, pero dirigidos por otro entrenador en el primer equipo. El ofrecimiento del club y la ambición natural del ex portero catalizaron un nuevo proceso con evidentes riesgos. En una entrevista con el Gráfico Chile, Caputto afirmó que le gustaban los equipos “protagonistas y veriginosos”, como si ya intuyera que ese sería el slogan para este ciclo.

Acaso porque la economía de la entidad no permitía traer un DT de alto nivel y prestigio comprobado -se habló de Miguel Russo y Jorge Pellicer en los pasillos del CDA-, al final primó el “fusible” más a la mano en el tablero de las soluciones

Un dato quizás semblantee  bien algún costado del nuevo personaje de la historia: Caputto llegó a las selecciones menores de la ANFP cuando se producía la transición del periodo de Harold Mayne Nicholls a la nefasta etapa de Sergio Jadue y el jefe del plan de menores, Roberto Hernández, prefirió abandonar el barco con todo su contingente en 2012 antes que ser cómplice de lo que vendría. El ex arquero, sin embargo, no se fue con sus camaradas, sino que comenzó así su carrera en los equipos infantiles de la “Roja” hasta, con el paso de los años, clasificar a un Mundial Juvenil.

Como sea, la U busca un salvador que le oriente en la cancha y rentabilice a un grupo desvalorizado con la campaña que le tiene al borde del descenso. Su control del camarín y la forma en que el plantel asimile su conducción técnica será determinante para evaluar su proceso de una forma distinta a las recientes experiencias. Y es que en la U no hay tiempo ni paciencia para experimentos y los “funerales” ya tienen su ritual establecido: pocas horas antes que Kudellka y después Arias perdieran sus cargos, los funcionarios del club les hicieron un pasillo solidario cuando el equipo ingresaba a la cancha. Ya sabemos que eso era un adiós simbólico casi con pañuelos azules al viento…