Las voces que tensionan debate por eventual nueva convención

  • Algunos presidentes de partidos presentaron reparos a la idea de repetir la fórmula para redactar otra propuesta constitucional.

¿Qué pasa si gana el Rechazo? ¿cómo continuar con el proceso constituyente? La duda está más que vigente, y fue el propio Presidente de la República, Gabriel Boric, quien planteó la idea de una nueva convención constitucional, lo que en todo caso tiene que tener el respaldo de los partidos políticos en el Congreso.

Es por ello que algunas colectividades adelantaron sus posturas respecto de qué debe pasar a partir del día 5 de septiembre, la jornada posterior al referéndum en el que se plebiscitará la propuesta constitucional de la extinta Convención.

Y en las últimas horas aparecieron voces que hicieron tensionar el debate que ya tomaba curso en la sede del Parlamento, incluso con Chile Vamos que, según La Tercera, descartó la idea de un nuevo plebiscito de entrada para que fueran las personas la que eligieran el mecanismo, sumándose de esa forma a la idea de una nueva convención.

El presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, dijo el domingo en Radio Nuevo Mundo que “no es llegar y decir elijamos una nueva convención (…) tiene que producirse una reforma constitucional en el Parlamento y es difícil tener incluso ahora los 4/7. Hay sectores que dicen que hay que ponerse de acuerdo, llegar a un consenso, no sé qué nueva Constitución puede salir de eso”.

Post comité político de los lunes en La Moneda, Teillier matizó sus dichos y dijo que “sería lo lógico la elección de una nueva convención constitucional, ahí tiene que estar la palabra del pueblo soberano”.

Desde el otro extremo, el presidente del Partido Republicano, Rojo Edwards, también manifestó críticas a la idea que impulsa el Gobierno. El también senador dijo que no está para apoyar la misma fórmula que se aplicó para la convención constitucional: “La propuesta del Presidente Boric de eliminar un plebiscito de entrada, demuestra intenciones autoritarias”, dijo.

Más tarde insistió en sus dichos: “Que Chile Vamos esté por una asamblea constituyente incluso eliminando un plebiscito de entrada, no implica que todo el sector esté por esta alternativa”, escribió en un tuit que luego terminó borrando.

EL CAMINO PARA LA TERCERA VÍA

Para que se logre vializar el llamado “plan b”, se requerirá de una reforma que apruebe el Congreso, con al menos cuatro séptimas partes de sus integrantes.

Ese quórum era más alto, de dos tercios, hasta hoy incluso. Este martes salió publicado en el Diario Oficial la reforma que rebajó el quórum, aunque La Moneda no hizo ceremonia y su promulgación se dio entre gallos y medianoche, pese a lo clave que será para dar curso a la tercera vía.

Ahora, con esta reforma, se requerirá del apoyo de 89 diputados y de 29 senadores, lo que podría conseguirse sin el respaldo y apoyo de los miembros del Partido Republicano, considerando que su timonel ha sido el más reacio a repetir una convención constitucional.

El Servicio Electoral, en tanto, advirtió que el proceso requerirá de al menos 125 días -posterior al Plebiscito- para convocar a nuevas elecciones, en caso de que deba elegirse futuros convencionales constituyentes.