Leyendas del fútbol mundial se pasearon por el Nacional

En un encuentro para rememorar pasados gloriosos, el llamado Well Fest juntó en el césped del primer coliseo deportivo del país a un grupo de estrellas del balompié, ante el entusiasmo del público asistente.

Por CRISTIÁN CARRIÓN N. / Fotos: AGENCIAUNO

¡Gracias fútbol! Así podríamos empezar esta nota, porque en un emotivo espectáculo que fue el plato fuerte del Well Fest, el equipo de leyendas mundiales, con Ronaldinho a la cabeza, se impuso 3-2 a las leyendas chilenas en un Estadio Nacional que, pese a no tener mucho público, vibró con cada uno de los cracks retirados en el partido de las estrellas.

Junto al astro brasileño estuvieron grandes figuras como Claude Makélélé, David Trezeguet, Javier Saviola y Marco Materazzi.

En el elenco nacional destacó la presencia de Iván Zamorano, Marcelo Salas, Matías Fernández, Jorge Valdivia, Jean Beausejour, Gonzalo Jara y Rodrigo Meléndez, entre otros.

Ronaldinho fue la figura principal en una noche de ensueño.

Luego de intensos y entretenidos primeros minutos, en la primera llegada del combinado extranjero, el argentino Saviola la picó por sobre Nicolás Peric y abrió la cuenta con una perfecta “vaselina”.

Poco después, el propio “Conejo” ayudó de taco a Juan Arango, para que el ex futbolista venezolano se despachara un golazo con hermoso globito al ángulo. Aumentaban las leyendas mundiales.

En los 24′, mediante una rápida salida, Jorge Valdivia entró solo por derecha, se sacó al arquero Roberto Abbondanzieri y definió para el descuento nacional. El público ovacionó al “Mago”.

Tras cartón, un brillante Matías Fernández se fabricó un penal, el cual transformó en el empate Zamorano con perfecto lanzamiento.

Al cierre del primer tiempo, se anuló una clara falta penal de Mario Yepes a “Matigol” por supuesta mano previa del ex volante de Colo Colo.

En el segundo tiempo, la ovación del público fue total cuando Marcelo Salas y ‘Bam Bam’ Zamorano salieron reemplazados. Más tarde fue el turno de “Dinho”, con la “Sonrisa del Fútbol” saliendo entre aplausos para luego marcharse sorpresivamente del coliseo ñuñoíno.

Cuando parecía que el partido acababa empatado, Diego Rivarola, ídolo de la Universidad de Chile y que había ingresado desde la banca, apareció destapado por el segundo palo y definió perfecto para darle la victoria al cuadro extranjero.