Lo primero de lo último en el 4-3 de Cobresal

La victoria de los mineros sobre la U en Talcahuano se ajustó a su buena campaña y al pésimo desempeño de los azules en el campeonato que termina. Pero el encuentro mostró aspectos inéditos en los dos equipos.

Por JULIO SALVIAT

No podía sorprender una victoria de Cobresal sobre Universidad de Chile en el estadio CAP Acero. Las diferencias en el juego mostradas a lo largo de todo el campeonato les daban el favoritismo a los mineros, que además tenían un incentivo extra: si ganaban se metían en la Copa Sudamericana, el gran objetivo delienado al comienzo de la temporada.

Lo sorprendente fue que la U se pusiera en ventaja de 3-1 cuando ya terminaba el primer tiempo, diferencia que parecía encaminarla a una victoria contundente y a un final feliz después de tantos sinsabores.

Se enderezaron las cosas antes del descanso con el descuento de Cecilio Waterman, que ya se había inscrito con el gol inicial, y tomaron rumbo definitivo en la segunda etapa con otra conquista del panameño y una estocada de Francisco Alarcón.

Las lesiones de Nery Domínguez y Luis Casanova obligaron al técnico Sebastián Miranda a poner nuevamente a los Tapia como centrales. Pero, sabiendo que no se complementan ni se entienden, puso un tercer central entre ambos: el juvenil Bastián Ubal. No mejoró en nada la defensa, hay que decirlo.

Otras modificaciones realizadas por el entrenador de los azules tuvieron peores resultados. Martín Parra, que se despedía luego de su discutida incorporación, dio lecciones de inseguridad y facilitó dos goles. Junior Fernandes, que también se despedía, erró un gol imperdible recién comenzado el encuentro y en el segundo tiempo se fue entre lágrimas por el adiós y por su escaso aporte.

Cobresal mantuvo alineación, sistema y nivel de juego. Aunque esta vez careció del aporte ofensivo que normalmente le dan sus laterales, al equipo de Gustavo Huerta le bastó la velocidad de Munder, la codicia de Gastón Lezcano y la contundencia de Waterman para complicar al gelatinoso bloque defensivo azul. Además, el técnico acertó en los cambios. El ingreso de Nelson Sepúlveda, por ejemplo, resultó determinante en la levantada minera.

LAS CURIOSIDADES

El partido dejó consecuencias notorias: la clasificación de Cobresal a la Copa Sudamericana y la ratificación de que la U era uno de los peores equipos del campeonato. Pero también entregó algunos aspectos inéditos o curiosos. Estos son algunos de los que definiremos como “la primera vez en la última fecha”:

El triplete de Waterman: el rendimiento del atacante panameño había sido, como mucho, satisfactorio. Había convertdio poco menos de la mitad de los goles conseguidos por Lezcano, su compañero de ataque. Esta vez hizo tres. No había ocurriodo nunca este año.

La capitanía de Junior: Sin Felipe Seymour ni Ronnie Fernández en la titularidad, las jinetas fueron puestas en el antebrazo de Fernandes, como un homenaje de despedida. Nunca antes la había usado ni se la volverá a poner. Ya se sabía que este era su último partido con la camiseta azul y que su destino es volver a Croacia, uno de los países donde mejor se sintió en su periplo europeo.

El debut de Bastián Ubal: El promisorio juvenil, integrante infaltable en las selecciones menores, se puso por primera vez la camiseta de titular con la específica misión de ayudar en labores defensivas a Bastián e Ignacio Tapia. El debut no le dejó el mejor de los recuerdos.

Abrazos desconocidos: Emmanuel Ojeda y Mauricio Morales festejaron sus primeros goles en el campeonato nacional. El argentino convirtió el 1-1 parcial con un potente derechazo después de un córner; el juvenil se las arregló solito para pasar entre dos y sacar un derechazo fenomenal para conseguir el 3-1. Fancisco Alarcón, central cobresalino, también anotó su primer gol este año, y fue especial: el del triunfo.

LOS MEJORES

La figura del partido, considerada así por unanimidad, fue Cecilio Waterman, autor de tres goles y pesadilla constante para la defensa azul. Le siguieron en méritos el puntero César Munder, veloz y encarador, y el volante Nelson Sepulveda, que ingresó después del descanso y le dio otro tono al ataque nortino.

En la U, su valor más destacado fue nuevamente Lucas Assadi, aunque sin la trascendencia de otros encuentros. También destacaron Mauricio Morales, que cumplió su mejor actuación desde que subió al primer equipo, y Bastián Tapia, el mejor de los defensores y autor de un gran gol.

LAS DECEPCIONES

El peor de la cancha fue Cristian Palacios. Partiicipó muy poco en el juego asociado, no complicó a los centrales nortinos y no se procuró ninguna situación de gol. Mal rendimieto tuvo también el arquero Martín Parra. El primer gol es de su exclusiva responsabilidad y también contribuyó con su inseguridad a los restantes. Nada destacado hizo tampoco el central Ignacio Tapia, que desperdicia un gran físico y carece de técnica.

En Cobresal, no hubo valores de tan bajo cometido. Los que bajaron su rendimiento fueron el lateral Guillermo Pacheco, reemplazado en el entretiempo; Mauro González, que corrió la misma suerte, y Pablo Cárdenas.

 

PORMENORES

Campeonato Nacional, 30ª fecha.

Estadio: CAP-Acero, Talcahuano.

Público: 5.970 espectadores.

Árbitro: Fernando Véjar.

U. de Chile (3): M. Parra; Y. Andía, B. Tapia, B. Ubal, I. Tapia, J. Castro; Mauricio Morales, E. Ojeda, L. Assadi; J. Fernandes y C. Palacios. DT: Sebastián Miranda. Cambios: 59’, D. Navarrete por Castro; 62’, R. Fernández por Fernandes y D. Osorio por Palacios; 83’, F. Seymour por Morales y Franco Lobos por Ubal.

Cobresal (4): L. Requena; G. Pacheco,D. Céspedes, F. Alarcón, M. Jorquera; P. Cárdenas, M. González, C. Mesías; G. Lezcano, C. Waterman y C. Munder. DT: Gustavo Huerta. Cambios: 46’, S. Silva por Pacheco y N. Sepúlveda por González; 74’, L. Vásquez por Lezcano.

Goles: 10’, Cecilio Waterman (CSL); 16’, Emmanuel Ojeda (U); 20, B. Tapia (U); 43’, Mauricio Morales (U); 45+2 y 48’, Cecilio Waterman (CSL); 79’, Francisco Alarcón (CSL).

Tarjetas amarillas: I. Tapia (U); Pacheco, González y Cárdenas (CSL).

Revisa el compacto: