Lo que le falta a nuestro fútbol para dar un “salto de calidad”

No podemos conformarnos con una competencia local mediocre. Sólo con un campeonato verdaderamente competitivo podremos tener clubes que a nivel internacional puedan pararse de igual a igual frente a cualquiera.

Por GERARDO SILVA / Foto AGENCIA ATON

Comenzó una nueva temporada de «competición» en nuestro fútbol chileno, y todos sabemos que, en el período de tiempo en que termina un torneo y se inicia otro, se generan un montón de dificultades administrativas que se resuelven con creatividad y con un grado también importante de improvisación.

Quisiera reflexionar y solicitar a toda la gente que trabaja en el fútbol y para el fútbol, que tengamos una actitud más exigente respecto del espectáculo que se está entregando al hincha, que no sólo quiere ver a su equipo ganar un torneo local, sino también ser testigo de una participación digna de nuestro fútbol a nivel internacional.

Cosa que hasta el momento no sucede. Son muchos los años que los fieles seguidores no tienen buenas noticias al respecto. La Selección en algún momento ayudó con sus dos Copas Américas para que los hinchas acérrimos de los clubes más grandes de este país mantuvieran la calma. Sin embargo, en el último tiempo se manifiesta preocupado y molesto con aquellos que toman las decisiones y, definitivamente, no arman equipos competitivos que les permitan intentar una vuelta olímpica continental. 

Soy un convencido de que, para que esto suceda, debemos ser competitivos en la interna de nuestra competencia local. Un equipo funcionará bien en la medida que tenga un amplio contingente y de alto nivel competitivo. En Chile no son muchos los clubes que ofrecen esos estándares y, por la misma razón, con el mínimo esfuerzo deportivo y económico, muchos clubes clasifican a los torneos internacionales y se conforman con el premio de la Conmebol para jugar en primera ronda.

Para muestra un botón: Universidad Católica a nivel casero parece no tener contrapeso, al punto de darse el lujo de perder muchos puntos y de todas formas ganar el torneo. Dicho esto, sólo tenemos dos opciones: o nos acostumbramos a la mediocridad y sólo a aplaudir, o  tenemos un comportamiento más exigente.

Soy consciente de que TNT Sports es parte del negocio. No obstante, sería fundamental que los encargados de difundir el producto observen un comportamiento más autocrítico con el mismo. Actuando de esta forma podrán también exigir a los dueños un mejor espectáculo.

Para los equipos grandes la medida debe ser obtener un título continental para Chile, y con esto revalidar nuestro prestigio internacional.  Debemos ser conscientes que esto no se consigue con autocomplacencia y mentiras dichas al hincha consumidor del fútbol chileno. El periodismo deportivo debe ser independiente y debe hacer gala de su objetividad. No podemos catapultar a la altura de ídolos a jugadores primerizos sin experiencia, y que no te aseguran un futuro promisorio, sólo por vender. Como también, por ejemplo, manejar un tiempo prudente para objetivizar su comentario respecto del trabajo que cada una de las instituciones realiza para mejorar su performance deportiva.

Veracidad ante todo, es lo que necesitamos.

Que el fútbol chileno mejore es responsabilidad de todos. Por esta razón, mi llamado es a dejar de manifestar un falso optimismo, sino más bien exigir un espectáculo de calidad.

Cuando ya se dio el puntapié inicial a una nueva temporada mi deseo personal es que podamos observar un mayor compromiso con la actividad. Que los esfuerzos se dejen ver, aprovechemos todos juntos esta linda oportunidad de aportar desde cualquier vereda al crecimiento verdadero de nuestro querido fútbol.

Dejemos de fomentar la indolencia, la sola participación, y exijamos competencia con altos niveles de exigencia y calidad.