Los más grandes accidentes ferroviarios que han ocurrido en Chile

Nuestro país tiene una vasta geografía y tradición ferroviaria antiquísima, es por ello que también ha sido escenario de varios accidentes de trenes a lo largo de su historia.

Por CRISTIÁN CARRIÓN N. / Foto: ARCHIVO

El choque de dos trenes en San Bernardo ocurrido la madrugada de este jueves, cobrando la vida de dos víctimas fatales, se suma a una serie de hechos ocurridos en el pasado de larga data. Por otra parte, esta tradición ferroviaria se ha ido extinguiendo con los años, ya que Chile, hace rato, desmontó sus vías férreas para darle prevalencia al transporte por carretera.

Aquí les contamos algunos accidentes de trenes registrados en los anales del país:

-Queronque (1986): El accidente ferroviario de Queronque (foto principal) es un hecho ocurrido el día 17 de febrero de 1986 en el sector de Queronque, ubicado entre las comunas de Villa Alemana y Limache, Región de Valparaíso.

El accidente involucró al tren expreso de cuatro vagones que viajaba desde Valparaíso hasta la Estación Mapocho en Santiago y el automotor Los Andes-Puerto, compuesto de dos vagones.

Más de mil personas iban a bordo, cuando una falla en el sistema de comunicación entre las estaciones y los trenes habría provocado que estos chocaran. Cerca de 500 pasajeros quedaron heridos y se estima que alrededor de 80 personas habrían fallecido.

Entre las víctimas fatales había dos funcionarios de Carabineros, Luis Cortés Bravo y Dante Martínez Ogaz, quienes velaban por la seguridad del viaje.

-San Bernardo (1955): Ocurrió el domingo 17 de julio de 1955 en el sector de la estación San Bernardo, ubicada al sur de la ciudad de Santiago, en la  Región Metropolitana y fue entre dos trenes de pasajeros.

El primero salió desde la Estación Alameda con destino a San Rosendo, y el segundo desde Alameda en dirección a la estación de Pichilemu.

Con 45 víctimas fatales, constituyó el peor accidente ferroviario de la historia del ferrocarril en Chile hasta esa fecha, siendo superado después por el accidente ferroviario de Queronque.

Este accidente se debió a un error humano, ya que el conductor del tren de carga no respetó las señales de advertencia, lo que provocó la colisión, producto de la neblina que caía a la hora del accidente, según se reportó, en ese entonces.

-Llay Llay (1972): El 23 de diciembre de 1972, un tren de pasajeros que se dirigía desde Santiago hacia el norte de Chile se descarriló cerca de Llay Llay, en la Región de Valparaíso. El descarrilamiento, provocado por un fallo en las vías, causó la muerte de 29 personas y dejó a más de 100 heridas.

-Pelequén (1987): El 8 de marzo de 1987, frente a la estación del mencionado pueblo, en la comuna de Malloa, Región de O’Higgins, un tren de carga acoplado a 25 vagones y remolcado por una locomotora E-3221, proveniente desde la ciudad de Osorno con destino a Santiago, chocó por atrás al automotor AEZ-1030, que viajaba desde Temuco hacia la Estación Alameda en Santiago transportando alrededor de 200 personas.

El accidente -ocurrido un año después de la tragedia de Queronque- dejó doce muertos y 50 heridos de diversa consideración.

-San Rosendo (1997): El 7 de octubre de 1997, un tren de pasajeros que viajaba desde Santiago hacia Concepción se descarriló en las cercanías de San Rosendo, en la Región del Biobío.

El accidente se debió a un fallo en las ruedas de uno de los vagones, que provocó el descarrilamiento de varios coches. El incidente dejó un saldo de 8 muertos y más de 50 heridos.

-Angol (2010): El 13 de agosto de 2010, un tren de carga se descarriló en las cercanías de Angol, en la Región de la Araucanía. El accidente ocurrió debido a un deslizamiento de tierra que afectó las vías férreas. El descarrilamiento causó la muerte de tres personas y la destrucción de parte de la carga que transportaba el tren.

-Mininco (2024): Específicamente el 18 mayo, alrededor de la 06:30 de la mañana, ocurrió un descarrilamiento en la vía férrea a la altura del sector Mininco y muy cerca de la comuna de Collipulli.

El descarrilamiento pudo haber sido causado por el robo de pernos de los rieles, debilitando así la infraestructura ferroviaria.

Alrededor de 300 personas iban a bordo del tren, que posteriormente fueron trasladados en buses a su destino original, la ciudad de Temuco.