“Los niños del 73” comienza a ver la luz

Este jueves 15, a las 19.00 horas en el “Museo de la Memoria”, tendrá lugar el lanzamiento del libro de Paola Passig y Ximena Ceardi, que nos muestra el gobierno de Allende y el Golpe de Estado mirado desde una óptica infantil.

Paola Passig está entre nerviosa y ansiosa. Y tiene sus razones: no todos los días una periodista, como ella, se encuentra en la previa del lanzamiento de un libro del cual es autora y recopiladora, junto a Ximena Ceardi, parte también vital de este proyecto, y cuya idea partió en medio del encierro de la pandemia y que fue madurando con el correr de los meses y de los años.

“En medio de ese tedio que a todos nos capturó durante la pandemia, recordé un viaje en tren desde Iquique a Santiago, para las últimas elecciones parlamentarias que hubo durante el gobierno de Salvador Allende. Yo era chica y por cierto no votaba, pero acompañé a mis padres. Fue un traslado larguísimo, que decidí recordar y relatar en unas pocas páginas. Ximena lo leyó, le gustó, y en un principio pensamos armar un taller literario, con el fin de leernos mutuamente las dos más otros que se interesaran en participar. Tuvieron que pasar tres años para que nos preguntáramos: ¿y por qué no un libro? Y como la idea original estaba, decidimos recopilar historias relatadas por adultos, pero recordando ese período de nuestra historia que, para bien o para mal, nos había marcado siendo sólo unos niños”.

-¿Cómo fue que finalmente partieron?

“Invitamos gente a participar de esta idea y vimos con alegría que muchos amigos y conocidos, que eran niños como nosotros para ese período, mostraban un gran entusiasmo por participar. Entre ellos hay mucha gente anónima, pero también nos dieron una mano personajes más conocidos, como periodistas que hoy están plenamente vigentes, y entre los que puedo mencionar a Marcelo Simonetti, Eduardo Rossel y Roberto Rivadeneira. Para todos ellos, sin embargo, nuestro agradecimiento es por igual”.

-¿Cuál fue la idea original? Me refiero a cuántas historias de niños pensaron recopilar para dar forma a este libro.

“La idea primero fueron 12 cuentos o historias, luego 15, pero al final terminamos recopilando 18. De algunas se hizo cargo Ximena y yo de otras. Y, como es lógico, algunas requirieron más edición, pero respetando fielmente lo que el autor había querido decir y contar”.

-¿Se toparon en esto con algún problema?

“Lamentablemente, sí, pero por suerte fue sólo un caso. Una profesora que nos mandó su historia no quedó conforme con lo que había sido el producto final. Y no es que no respetáramos lo que ella había escrito o no nos atuviéramos a su idea central, sólo que no le gustó que metiéramos mano para arreglar, por ejemplo, problemas de puntuación o de redundancia. Pero tampoco se trató de que nos peleáramos, afortunadamente”.

-En lo personal, ¿qué fue lo que más te gustó del resultado final?

“Tratamos, en primer término, de recopilar historias de niños que, para el gobierno de Allende y el Golpe de Estado, tuvieran entre 6 y 12 años. Y nos sorprendió no sólo ver la claridad que mostraba la memoria de los participantes, porque después de todo va a cumplirse medio siglo de aquello, sino los recuerdos hermosos que todos guardaban de esos años en que parecía que Chile estaba cambiando, y para mejor. Estamos de acuerdo en que, con el tiempo, la gente suele idealizar recuerdos y episodios antiguos, pero los cambios que experimentaba nuestra sociedad por aquellos días, y la figura de Allende, son muy potentes. ¿Quién podría olvidar que los niños tenían asegurado su medio litro de leche diario, y que la cultura era asequible a todos gracias a las revistas y libros que a precios módicos imprimía por miles Quimantú?”.

-Si tuvieras que elegir un relato, ¿por cuál optarías?

“No podría ser sólo uno, aunque al final todos me enamoraron. Elegiría el que escribió Eduardo Rossel, porque lo tiene todo, y el otro relato sería el que nos envió Franklin Santibáñez, que con 12 años ya pintaba en la Brigada Ramona Parra y hasta fue entrevistado para un documental que hizo en el país la televisión soviética. La historia es también muy hermosa, y lo más sorprendente es que, desde que se comprometió a escribirla y a mandarla, apenas pasó una hora”.

-El libro se los prologó Marcelo Mellado.

“Sí, se lo pedimos, nos pidió los textos y se mostró feliz de colaborarnos. Creemos que lo que él escribió en ese prólogo rescata el espíritu del libro. Estamos muy agradecidas de su aporte”.

Este jueves, a las 19.00 horas, se llevará a cabo el lanzamiento del libro de Paola Passig y Ximena Ceardi. Tendrá lugar en el «Museo de la Memoria”, ubicado en Matucana 511. La editorial Bogante, que hizo realidad este proyecto de las autoras, espera una buena asistencia para este acto, que contará con el escritor Carlos Tromben como presentador.