Los siete sectores con mayor potencial laboral femenino

Un estudio de la empresa Randstad refleja la posición de las mujeres en el trabajo y explica qué contribuiría a cerrar la brecha salarial de género.

Por CRISTIÁN CARRIÓN N. / Foto: ARCHIVO (REFERENCIAL)

La brecha salarial de género sigue siendo un desafío importante en el panorama laboral actual.  La empresa de recursos humanos Randstad identificó los siete sectores donde hay menor presencia femenina. Y, por lo tanto, mayor potencial para atraer al contingente laboral femenino.

Se trata de minería, industria automotriz, banca y finanzas, energía, tecnología, ciencias y logística. Sectores que tienen buenos salarios y baja participación femenina, situación que configura una clara oportunidad para que una mayor inserción de mujeres nos acerque a un mundo del trabajo más equitativo e igualitario.

La distancia salarial de género persistente en el ámbito laboral responde a múltiples causas y factores. Uno de los principales tiene que ver con una sobrerrepresentación de las mujeres en sectores de bajos salarios. Esto es, servicio doméstico, operativos, educación, servicios de salud y cuidado de personas. Y, a la vez, en una mucho menor presencia de mujeres en los sectores antes indicados y que pagan mejores salarios.

En Chile aún existen diferencias notables en el ámbito salarial. La diferencia entre el ingreso promedio de ambos sexos es de 9,9% en el nivel administrativo y de 10,8% en el nivel ejecutivo. Esto, de acuerdo al quinto Reporte de Indicadores de Género en las Empresas en Chile, de los ministerios de Hacienda y Economía, y la Fundación ChileMujeres.

Veamos los sectores potenciales:

Banca y Finanzas. Uno de los sectores con mejores remuneraciones y con presencia en gran parte del país. Una mayor inserción del talento femenino puede tener un impacto muy importante en el objetivo del cierre de la brecha salarial.

Tecnología. Aunque la brecha de género en tecnología ha disminuido en los últimos años, todavía hay una representación desproporcionada. Esto se advierte especialmente en roles masculinos en ingeniería de software, desarrollo, programación, ciberseguridad y en general en posiciones de liderazgo en empresas TIC (Tecnologías de la Información y las Comunicaciones).

Ciencias. En algunas áreas de las ciencias, como la física y en general en las ciencias exactas y naturales, hay mayor participación de hombres. En especial en el ámbito de la investigación y en posiciones técnicas y de dirección en organizaciones de diversas industrias y mercados verticales.

Minería. La industria minera ha sido tradicionalmente dominada por hombres, especialmente en roles de operaciones, ingeniería y producción. La baja inserción de las mujeres en esta industria tiene que ver con factores culturales y con el régimen de trabajo en los yacimientos. Además de la naturaleza físicamente exigente de algunos trabajos en este campo.

Industria automotriz. En los últimos años se incrementó la inserción de mujeres, pero sigue siendo un sector con mayor representación masculina. Esto es especialmente significativo en perfiles de producción, ingeniería y mantenimiento.

Energía y gas. Estas industrias han tenido históricamente una mayor participación de hombres. No solo en la operación, sino también en las áreas de soporte y en las posiciones de decisión. Por la importancia estratégica y las perspectivas de desarrollo a futuro, esta industria es clave para el cierre de la brecha.

Logística. Aunque la logística puede ser un campo diverso, algunas áreas, como la gestión de depósitos, la gestión de la cadena de suministro o la conducción de camiones cuentan con una mayoritaria representación masculina. Esto se debe a factores culturales que influyen en las elecciones de formación y desarrollo profesional de las personas.