Los Tres: Como la primera vez…

El grupo de Concepción logró vender todas las localidades del Movistar Arena durante cuatro jornadas (27, 28 y 30 de abril y 1 de mayo), estableciendo una nueva marca de público para conciertos de músicos nacionales.

Por RODRIGO CABRILLANA / Fotos: LOS TRES Y AGENCIAS

Es poco usual que dos bandas chilenas tan populares y de una misma ciudad -que no sea Santiago- coincidan musicalmente en un mismo fin de semana, en dos recintos emblemáticos de la capital, con su capacidad a todo dar. Pero el caso de Los Tres es una ocasión particular, porque la banda que con su formación original no se reunía hace casi 24 años.

Entonces, los cuatro conciertos programados en Movistar Arena eran el punto de partida para una historia que tal vez se puede seguir escribiendo con mayúsculas, con la publicación de nuevas canciones y, por qué no, con la edición de un nuevo disco, tras “La Sangre en el Cuerpo”, el último álbum que los cuatro músicos originales grabaron a finales de los ’90 en Nueva York.

De hecho, que Álvaro Henríquez, Roberto “Titae” Lindl, Ángel Parra y Francisco “Pancho” Molina volvieran a interactuar juntos después de tanto tiempo era totalmente impensado, aunque los fanáticos más acérrimos de Los Tres siempre tenían esa sensación de que podía suceder. Tal vez por algún comentario que Henríquez deslizaba de vez en cuando, en alguna entrevista. Opiniones que iban de acuerdo a posiblemente la nostalgia que pudiera embargar a Álvaro por los viejos tiempos.

Pero los comentarios de Álvaro no eran los únicos. Ángel también daba luces de que podía suceder. De hecho, recuerdo haber leído o escuchado alguna entrevista en la que Parra también expresaba esa añoranza. Las dudas estaban puestas, en cambio, en Pancho y Titae. Primero, porque las veces que hablaba con Pancho por alguna circunstancia, siempre me daba la sensación de que veía a Los Tres como una bella etapa que ya había tenido cabida en su vida musical, y que posiblemente estaba concluida. Lo que hacía difícil presagiar una reunión, porque tal vez era el más reticente de todos. Titae, en tanto, nunca hablaba en público de estos temas. Quizás porque para él Los Tres era un presente con los músicos que estaban en ese momento en la formación. Pero, extraordinariamente, sucedió.

Por lo mismo, cuando sonó por primera vez “Follaje en el Invernadero” en Concepción, a principios de abril pasado, con los cuatro músicos que todo el mundo quería ver, fue algo realmente brutal. La magia musical estaba intacta. Henríquez con su apariencia rockera de siempre, Titae con su maestría envuelta en el contrabajo, Ángel como el virtuoso de la guitarra que ha sido siempre, y Pancho con la impronta del jazz presente siempre en la batería. ¿Eran Los Tres, Los 4 Fantásticos o Los 4 Galácticos? Porque el nivel musical de la agrupación es sublime.

Álvaro, con esa escuela folclórica y teatral de Roberto Parra y La Negra Ester, más la pujanza del rockabilly. Titae, con su formación clásica de la academia musical austriaca. Ángel, con el talento proveniente de los Parra y sus estudios de la guitarra en París. Y Pancho, con la batería jazz que viaja desde la tradición de Berklee en Boston.

Todos hacen de Los Tres una banda de alto calibre en calidad musical, porque lo tienen todo. Tocan bien, componen bien, arreglan bien, suenan bien y tienen la actitud suficiente para pararse de igual a igual en un escenario con todos.

Así que, posiblemente, este es el inicio de una nueva y segunda etapa de la banda. Aventurarse para decir qué sucederá, es arriesgado. Porque este regreso se está recién consumando con Los Tres y se ve que hay para mucho más. La banda se ve feliz en el escenario y denota que las diferencias quedaron atrás. Por fortuna.

Son Los Tres que todos queríamos ver hace mucho tiempo, y cómo Concepción -junto a Los Bunkers- conquistan musicalmente a Santiago una vez más. Como sucede con todo, como “La Primera Vez”…