Lula provoca la ira de Estados Unidos por no ser sumiso a las políticas de Washington

El mandatario brasileño señaló, durante su visita a Beijing, China, que para lograr la paz en el conflicto Rusia-Ucrania, el gobierno estadounidense debe “dejar de incentivar la guerra”.

Por EL ÁGORA / Foto: ARCHIVO

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, afirmó este fin de semana, desde Beijing, que “es necesario que Estados Unidos pare de incentivar la guerra” en Ucrania y “comience a hablar de paz”. Agregó que “es necesario que la Unión Europea comience a hablar de paz para que podamos convencer a los presidentes de Rusia y Ucrania, Vladimir Putin y Volodimir Zelensky, de que la paz interesa a todos”.

El mandatario hizo esas declaraciones a los medios de prensa a la salida del hotel de Beijing donde se hospedó y antes de embarcar a Abu Dabi, tras culminar su visita de Estado a China, que incluyó una reunión con el mandatario chino, Xi Jinping.

Dichas declaraciones provocaron el enojo de Estados Unidos, cuyo gobierno reaccionó señalando que “las declaraciones del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, sobre Washington son indignantes y con ellas Brasil está renunciando a la pretensión de neutralidad en sus discursos sobre la invasión de Rusia a Ucrania”.

Varios miembros del Ejecutivo estadounidense, entrevistados por el diario Folha, de Sao Paulo, afirmaron que “a pesar de declararse neutral en la disputa geopolítica entre Estados Unidos y China, Brasil parece haberse alineado claramente con China y Rusia”.

Agregaron que “los brasileños no sólo no han valorado el equilibrio en sus posiciones, sino que han adoptado una clara oposición a Washington”.

“No estamos presionando a Brasil a no tener relaciones con el régimen de Xi Jinping o a elegir a uno de los dos países, ya que Estados Unidos también tiene grandes intercambios con China”, señalaron. Sin embargo, consideran que el presidente de Brasil, el ministro de asuntos exteriores, Mauro Vieira, y el asesor especial del propio Lula, Celso Amorim, “han adoptado un tono de antagonismo contra Estados Unidos”.

Lula, de 77 años y en el poder desde el pasado 1 de enero, también pidió a “los países que están suministrando armas” al conflicto que “paren” de hacerlo y destacó el “muy importante” papel de China por buscar la paz.

“China tiene un papel muy importante, posiblemente el papel más importante. Ahora bien, otro papel importante es el que le corresponde a Estados Unidos”, aclaró.