Maletas: un mundo por descubrir

En Nueva Zelanda un matrimonio encontró las osamentas de dos niños, mientras en Tailandia la Policía detuvo a un hombre que llevaba en sus valijas 17 animales vivos.

Foto: captura de TV

Casi a la misma hora en que un matrimonio neozelandés denunciaba haber encontrado en maletas compradas online las osamentas de dos niños, la Policía de Tailandia detenía en Bangkok a un ciudadano indio que pretendía llevar en sus valijas 17 animales vivos.

En Nueva Zelanda, los agentes policiales iniciaron una investigación por doble homicidio, después de que una familia del suburbio de Manurewa, en el sur de Auckland, informara del macabro hallazgo de partes de cuerpos humanos entre varios artículos que compraron en un almacén de venta en línea.

La familia no está relacionada con la muerte de los niños, que aparentan entre cinco y 10 años, dijo la Policía, que agregó que el matrimonio está “comprensiblemente angustiado”.

Los niños pueden haber estado muertos hace varios años, tal vez tres o cuatro, dijo el inspector detective Tofilau Faamanuia Vaaelua, en una conferencia de prensa.

Por ahora se está realizando un examen post-mortem para tratar de determinar la identidad de los niños, dijo Vaaelua. Los investigadores también están buscando pistas sobre cómo, cuándo y dónde murieron los menores.

Vaaelua dijo que la policía estaba trabajando con Interpol y abrió investigaciones con agencias en el extranjero, pero las investigaciones iniciales sugieren que los familiares de las víctimas están en Nueva Zelanda.

“Realmente lo siento por las víctimas o la familia de estas víctimas. Y, aquí mismo, ahora mismo, hay familiares que no saben que sus seres queridos han fallecido”, agregó.

A 9.800 kilómetros de distancia, Abilash Annaduri, de 21 años, fue arrestado por tratar de llevar a su país 17 animales vivos.

Prasert Sonsatapornkul, del servicio de protección de la fauna y la flora de Tailandia, relató que durante un control de maletas por rayos X, las autoridades hallaron ocho monos, un zorro, un mapache, tres iguanas, dos lagartos y dos pitones blancos dentro de cajas de plástico, disimuladas detrás de comida.

El sospechoso fue acusado de tráfico de especies salvajes, y los animales fueron enviados a veterinarios para ser examinados. Las autoridades estimaron el valor en el mercado de los animales en unos 2.700 dólares.

El caso recordó a otro ocurrido en 2020, cuando un vietnamita trató de traficar con cuatro cadáveres eviscerados de tigre asiático para llevarlos a China. Fue condenado a cinco años de prisión.