“Maneras de salir”: danza en el GAM

Éste es el último fin de semana para ver la obra de la coreógrafa Varinia Canto Vila en la sala N1, edificio B piso 2.

Por SEBASTIÁN GÓMEZ MATUS/ Foto: GENTILEZA

Hace cuatro años la coreógrafa Varinia Canto Vila se encontraba investigando la relación entre coreografía y el mapa, intentando revisar las relaciones sociales a la luz de la idea de red, noción que con los años se ha convertido en sucedáneo de las relaciones.

La puesta en escena que culmina su temporada este fin de semana se vio alimentada por textos de la académica española Victoria Pérez-Royo y de la escritora francesa Virginie Despentes, quienes proponen una salida del “propio cuerpo” para tomar parte de un “cuerpo revolucionario”. Quizá resuenan las ideas de los movimientos sociales de Moscovici y el “poner el cuerpo” en servicio de un cuerpo mayor.

“Maneras de salir” es una performance que intenta inocular al espectador con las ideas de distancia y cercanía para tratar de elucidar la construcción social en la que cada individuo vive y cómo habita o genera su cotidiano desde el cuerpo, desde un movimiento de salida del cuerpo al espacio público.

“Lo que encontramos en esta creación es que nuestras vidas transcurren en un sinfín de distancias sociales, económicas, ideológicas, emocionales, de estilo de vida que nos distancian y a la vez nos unen”, explica Varinia.

En escena hay tres perfomers que van ocupando distintos puntos del espacio para urdir una suerte de mapa virtual con sus movimientos, poniendo en circulación la distancia y la cercanía. La idea es poner en entredicho la proxémica de los cuerpos mientras se la ejecuta, de allí lo performático.

“Salir acá está estrechamente relacionado con el traslado, con el cambio de parámetros y con el cambio de coordenadas. Trasladarse puede ser de manera física, pero también es a nivel de opiniones. Lo que proponemos es que podemos pensarnos a través del otro, en un paisaje de relaciones saliendo de nosotros mismos. Hay egocentrismos muy, muy fuertes hoy en día, pero podemos encontrarnos a través de la relación con el otro”, concluye Varinia.

En escena está la coreografía de Rodrigo Chaverini, uno de los referentes nacionales en danza, y Poly Rodríguez Sanhueza; en creación sonora está a cargo Loreto Ríos Montecinos, en creación lumínica, Eduardo Cerón, y en vestuario, creación colectiva.

Entradas: $7.000, general; $5.600, personas mayores, $3.500, estudiantes y membresías GAM; promo “Jueves de Danza”, $4.000, general cada jueves.