Mariana Enríquez publica libro sobre la banda británica Suede

La reconocida y exitosa escritora argentina acaba de publicar un libro en clave autobiográfica sobre la banda ícono a través de editorial Montacerdos.

Port SEBASTIÁN GÓMEZ MATUS / Foto: TWITTER

“Porque demasiado no es suficiente” es un tipo de libro que hace descansar a autores/as de sus trabajos en ficción y autoficción para llevarlos a un territorio que en América Latina recién comienza a explorarse.

Siempre se escriben ensayos sobre escritores amados, como algunos que ha sacado la UDP, las famosas biografías, que tanto pábulo dan a lectores que aman la literatura de algunos escritores y quieren saber detalles de su vida.

No ha sido el caso de la música en la literatura. Tanto escritores como escritoras, sobre todo de nuestras generaciones, influidos por la música anglo y todo el aparataje televisivo (MTV) reemplazado hoy por el internet y las plataformas musicales globales, escuchan música a raudales.

Chile y Argentina son países de gran tradición musical, pero al parecer esto no ha permeado el deseo de escritura de las letras conosureñas. Mariana Enríquez, consagrada autora argentina, se dio el espacio para hacer justicia a una deuda que no sabíamos que existía: la literatura del fan (en clave autobiográfica).

¿Cuánto de nosotros se lo debemos a las bandas que escuchamos? Quizá mucho más que los libros que leímos, sobre todo hoy, donde escritoras/es parecen haber postergado la lectura por la promoción en redes.

El libro de Mariana Enríquez tiene una génesis clara: cuando trabajaba como periodista musical para el suplemento No, tuvo la chance de poder entrevistar a Brett Anderson, vocalista de Suede.

Esto ocurrió en 1999, cuando el grupo andaba de gira promocionando el disco “Head music”, de baja repercusión. La banda llevaba diez años en el ruedo y estaba consagrada. Sin embargo, la joven Mariana Enríquez no guardó el registro impreso de la entrevista ni la grabación: “Soy una persona desordenada”, reconoció en entrevista con La Tercera.

Muchos años después de ese lapsus, pero con el recuerdo y el amor por la banda intactos, a través del sello editorial independiente Montacerdos, publica este libro que lleva por subtítulo “Mi historia de amor con Suede”, banda que hizo escuela en su corazón y en su forma de vivir y entender la vida.

El libro expone su fanatismo por la banda que compuso éxitos como “Trash”, “Animal Nitrate” o “She´s in Fashion”.

En la entrevista comentó lo siguiente: “Mido bastante lo que expongo, lo que cuento en el libro no me importa exponerlo. Hay cosas que mantengo en privado, que es mucho, y lo que aparece ahí no tengo pudor en compartirlo. Incluso me gusta compartirlo. Creo que hay un montón de gente que tiene una relación intensa con los artistas. El fan suele ser una persona muy despreciada, considerada un poco loca, pero eso no es algo malo. Todo tan normal, tan policial, tan ordenado es horrible. El momento de vivir el fanatismo es algo de mucha intensidad emocional, mucha pasión, y no me parece algo banal. También expuse cosas como que ‘en esta época me drogaba’ que me parecen algo humano. No tengo demasiado problema con eso. Ya te digo, lo privado y lo secreto pasa por otro lado”.

Al mismo tiempo. Enríquez se da espacio para reflexionar sobre la cultura del fan, conocida hoy como fandom, donde señala que es una fanática poco ortodoxa, puesto que el fan funciona más en manada y ella es más bien solitaria.

Por lo general, siempre tiende a haber una lucha de quién es más fanático, quién tiene todo y quién sabe todo de la banda, pero la comprensión sociocultural de una banda, las nociones musicales ancladas en las formas de vida, sobre todo en países como los nuestros, calan de otro modo al fanático que sólo es fanático.

Mariana Enríquez es una fanática de Suede que se consagró como escritora de terror, que es la fama que tiene, aunque sus novelas y cuentos van más allá de eso, pero terminó escribiendo un libro personalísimo sobre la banda británica ícono del britpop.

Por último, en la entrevista, señala algo muy interesante para comprender el fanatismo y la falta de seriedad con que se lo mira: “Como tema, como fenómeno social, está muy subestudiado o si no, está estudiado desde una perspectiva negativa. Se piensa en el fútbol y muchísimo menos en estas relaciones con los artistas”.

Y más adelante continúa: “Que eso no sea objeto súper serio de estudio, porque a nadie le parezca interesante, me parece raro. No sé cuánto tiene que ver la aprensión académica a lo híper emotivo, híper sentimental y melodramático que tiene el fanatismo, que provoca cierto rechazo y eso hace que sea juzgado de una forma burlona, negativa. Me gustan los géneros despreciados, como el terror. Y el fandom, que es la gente devota de un artista, es como un género menor”.

Ojalá se escribieran más libros como estos, donde se reconoce que uno ama lo que te vuelve loco y te acompaña en el crecimiento personal y/o artístico. Seguramente este libro dará paso a más libros de este tipo.