Más problemas financieros de los Juegos Santiago 2023

En lo medular, la Contraloría indica en su Informe 151 que el Instituto Nacional de Deportes (IND), no tomó las medidas fiscalizadoras correspondientes respecto de observaciones hechas por el mismo IND, a las rendiciones de la Corporación Santiago 2023 por las platas públicas recibidas desde el 2019 al 2022. 

Por PEDRO LIRA BIANCHI / Foto: ARCHIVO

Desde España, con una de sus corresponsales en Chile, el diario El País abrió ayer martes 16 de mayo otra ventana acerca de los problemas contables-financieros que está viviendo el comité organizador de los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos 2023. Este comité es el que legalmente existe bajo el nombre de Corporación Juegos Panamericanos Santiago 2023. 

Lo que hizo el medio español fue dar a conocer el Informe número 151 de la Contraloría General de la República, documento realizado luego de una auditoría de la Contraloría Regional Metropolitana, entregado el 12 de mayo recién pasado. Esta investigación, hecha por el principal ente fiscalizador del país, abarca una muestra de la vida contable-financiera de la Corporación desde el año 2019 al primer semestre del 2022. El titular y el contenido del reportaje de El País es contundente: “A Chile no le salen las cuentas para organizar los Juegos Panamericanos este año”.

Lo que preocupa más aún es que en la misma mañana del martes 16, organizado en y por la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, se realizó el seminario “Grandes Eventos Deportivos y su Legado para el país”. En éste, entre otros, expusieron personeros, como el ministro del Deporte, Jaime Pizarro; la subsecretaria de la misma cartera, Antonia Illanes; el presidente del Comité Olímpico, Miguel Angel Mujica; el presidente del Comité Paralímpico de Chile, Sebastián Villavicencio, y Michael Muller, director de Broadcast de PanamSports. Todos ellos coinciden en que Chile ha demostrado en su historia deportiva un buen nivel de gestión en la organización de eventos deportivos internacionales. 

En momento alguno los expositores hicieron mención a lo publicado por El País. Tampoco aludieron a los varios reportajes de El Ágora escritos en los últimos tres meses respecto a problemas contables-financieros de la Corporación acerca de los doce meses de 2022 y de lo que va transcurrido en el primer cuatrimestre de 2023. 

En lo medular, la Contraloría indica en su Informe 151 que el Instituto Nacional de Deportes (IND), no tomó las medidas fiscalizadoras correspondientes respecto de observaciones hechas por el mismo IND, a las rendiciones de la Corporación Santiago 2023 por las platas públicas recibidas desde el 2019 al 2022. Al respecto, la Contraloría exige al IND una mayor fiscalización y que la Corporación debe devolver los dineros no rendidos. 

En este contexto, es necesario precisar y aclarar que el 15 de abril pasado, a través de El Ágora, se informaron dos hechos vinculantes: primero, que la Corporación Santiago 2023 quedó suspendida de recibir recursos públicos. Esta suspensión no fue provocada por las afirmaciones del Informe 151 de la Contraloría, sino porque se le había terminado el plazo a la Corporación para rendir hasta el 28 de febrero del 2023 lo correspondiente a los $ 49.900 millones de pesos del año 2022; segundo, también se informó que al 14 de abril, la Corporación 2023 no había reintegrado los recursos no rendidos. En esos dos hechos está el meollo de una Corporación que hasta hoy no puede recibir recursos fiscales hasta no aclarar documentalmente la totalidad de su pasar contable-financiero.

Aunque sea complejo entenderlo, hay un tercer hecho concomitante. En enero de 2023, dos meses y medio antes de la suspensión de los recursos fiscales, el IND traspasó a la Corporación 2023 $120.000 millones de pesos, parte importante de la totalidad de recursos que el Estado tiene planificado traspasar a la Corporación este año para financiar los Juegos. 

Ante estos graves hechos, tanto el IND como la Corporación 2023 bajan el perfil del problema. El director del Instituto Nacional de Deportes, Israel Castro, y Gianna Cunazza, secretaria ejecutiva de Santiago 2023, declararon ayer que sus respectivas instituciones están trabajando mancomunadamente para cumplir con todo lo que exige la Contraloría. 

Lo que aún no explican ambos personeros es por qué el IND aún tiene bloqueada desde el 15 de abril pasado a la Corporación organizadora de los Juegos, por qué no se le pudo hacer entrega de la segunda remesa de platas del 2023 que debía hacerse por 91.000 millones de pesos el 1° de mayo y cómo se financiarán compromisos contraídos si no han llegado recursos frescos.

Cuando el director del IND, Israel Castro, declara ayer públicamente que el giro hecho por el IND al la Corporación en enero de este año por $120.000 millones les puede alcanzar para pagar gastos hasta julio o agosto del presente año, puede estar cometiendo un error práctico. Las platas entregadas en enero no son para financiar cualquier tema. Esos dineros están parcializados en al menos 10 ítemes, los que de ser sobrepasados, puede crean nuevos problemas de fiscalización.

La experiencia indica que la peor decisión es tomar el camino de cubrir la basura debajo de la alfombra y después de la fiesta americana del deporte ver cómo se limpia. Esa senda, de continuar creciendo, lo que augura es terminar los Juegos del 2023 en un Juicio de Cuentas.

PEDRO LIRA

Periodista, 27 años como funcionario del Mindep e IND, profesor Universidad Finis Terrae.