Masters 1000 de Cincinnati: Jarry ganó entre chubasco y chubasco

En un partido interrumpido varias veces por la lluvia y ante escaso público debido al mal clima que azotaba a la región de Ohio, el número uno de Chile derrotó al ruso Roman Safiulin por 4-6, 6-3 y 6-3.

Por SERGIO RIED / Foto: AGENCIAS

En un complicado partido, en el que los errores superaron a los aciertos, Nicolás Jarry (26º) logró sacar la ventaja necesaria para llevarse la victoria ante el ruso Roman Safiulin (63º), después de haber perdido el primer set.

Casi sin público en las gradas, con cielos oscuros y amenazantes, ambos jugadores se contagiaron con el ambiente y estuvieron por debajo de sus niveles habituales. Sin hacer daño con su saque, fallando mucho con la derecha, Nico perdió la primera manga con un solo quiebre de su servicio, sin que el ruso jugara un rol preponderante.

LA RESURRECCIÓN

Si la primera etapa fue opaca, las dos siguientes no fueron mucho mejor. Un bajísimo 45% de efectividad en el saque de nuestra Torre de Vitacura y no mucho mejor la de su rival, fueron estructurando los dos idénticos resultados del segundo y del tercer set. Ambos con dos quiebres a favor de Jarry y uno de Safiulin dieron lugar al doble 6-3 que deja a nuestra mejor raqueta en la segunda ronda de este Masters 1000, antesala del US Open.

Ahora Nicolás espera el ganador entre el ruso Karen Khachanov (11º) y el legendario Andy Murray (36º).

“Este triunfo es bueno para comenzar con el pie derecho en el torneo”, señaló Jarry al terminar el encuentro, agregando que “ahora espero seguir sumando buenos días de tenis”.