Menos mal que iba a estar en el “peak”: Colo Colo dio pena esta vez ante Curicó

El cuadro popular cayó por 1-0 en su estadio, jugando igual de mal a como desde hace rato viene haciéndolo. Con este nivel, traerse un punto el martes desde Venezuela sería lo más parecido a una hazaña.

Por EDUARDO BRUNA / Fotos: PHOTOSPORT

En lo que se suponía, de acuerdo a palabras de Gustavo Quinteros, que sería la fecha del campeonato en la que Colo Colo alcanzaría el “peak”, su mejor rendimiento, el Cacique perdió sin atenuantes por 1-0 frente a Curicó Unido, antepenúltimo del torneo sólo por mejor diferencia de gol que Deportes Copiapó.

Lo cierto es que este Colo Colo es lo peorcito que se ha visto en mucho tiempo, al punto que pelea palmo a palmo con ese equipo que, en 2020, estuvo cerca de perder por primera vez en la historia la categoría. Ese, efectivamente, era un cuadro discreto y veterano, pero este elenco albo de hoy a ratos juega peor. Por lo menos los integrantes de ese cuadro se la daban a un compañero.

Hemos dicho más de una vez que este Colo Colo se supera fecha a fecha a sí mismo jugando mal, sólo que esa tendencia parece no encontrar todavía el fondo. Carente casi por completo de buenos jugadores, ver a este cuadro albo a ratos se transforma en toda una tortura. Y aunque parezcamos reiterativos, ¿qué otra cosa puede esperarse de jugadores que no dominan ni los más mínimos fundamentos técnicos, como controlar una pelota y saber darle el adecuado destino?

No hablemos ya de talento. Ni siquiera de un mínimo de habilidad. Para que este Colo Colo tan pobrecito, tan carente de ideas y de recursos, pueda convertir un gol, tienen que alinearse todos los astros. Su miserable nivel es tan, pero tan paupérrimo, que pueden pasar, como en esta oportunidad, 45 minutos, más tres de adición, en que ni siquiera remató al arco. No hablemos de procurarse alguna oportunidad de gol, que ésta no llegará, como no sea producto de un penal o de un grosero error defensivo del equipo rival.

Así de impotente es este equipo de Quinteros, que en la primera etapa ni siquiera le probó las manos a Cerda, el meta curicano. Su pésimo nivel, su absoluta impotencia, permite concluir que es una suerte estar jugando sin público en las graderías, a causa de un castigo. Porque el aficionado nuestro es bastante ignorantón y analfabeto en lo que a fútbol respecta, sólo que esto del Cacique es tan malo que hasta el hincha menos conocedor y exigente terminaría por hartarse.

Fácil es imaginarse las consecuencias que eso tendría.

Colo Colo versión 2023 está plagado de troncos. Y ello es tan notorio que, hasta el juego de Curicó, bastante discreto, se antojaba el del Manchester City. Por lo menos los jugadores de Damián Muñoz le entendieron al técnico cuando les dijo que había que jugársela a un compañero, porque parece que los albos no. Es más: entre ellos parece haber una competencia interna acerca de quién es peor dando un pase. Y, por cierto, de quién es mayor la torpeza cuando se trata de recibirla.

Tan sin recursos es este Colo Colo, que a Quinteros no le quedó más que insistir con Oroz y Damián Pizarro, dos muchachos que no han dado el ancho, y que han evidenciado pocas condiciones. El problema es que los otros que conforman el plantel no existen. Benegas es tan limitado como Pizarro, Lezcano no existe, Castillo se lo ha pasado lesionado y el Moya que llegó de Ñublense parece que fue el hermano, porque sin ser ninguna maravilla el verdadero algo hacía.

Quinteros, convengamos, no tiene a qué echar mano para salvar este barco que se le hunde. Como será que hasta es posible echar ahora de menos al peruano-uruguayo Costa, y que el fugado Lucero se antoja Van Basten.

Ordenadito, simple, Curicó Unido fue mejor que el Cacique. O menos malo, para ser precisos. Porque no me van a decir que un cuadro que ha coqueteado toda una rueda con el descenso es una maravilla. Que ganó bien, de eso no hay duda, pero sucede que a este miserable Colo Colo cualquiera le hace la desconocida.

Ni pensar en lo que puede ser, la semana próxima, esa expedición a Maturín, Venezuela, para enfrentar al Monagas por Copa Libertadores. Porque el Cacique no sólo tiene escasas posibilidades de sumar, jugando como lo viene haciendo, sino que hasta podría protagonizar un papelón internacional.

Para peor, a los 65′ se fue expulsado Falcón, tras revisión del VAR por su falta contra Nicolás Barrios.

PORMENORES

Campeonato Nacional, fecha 15.

Estadio: Monumental.

Público: sin espectadores por castigo.

Árbitro: Diego Flores.

Colo Colo (0): F. De Paul; M. Falcón, A. Saldivia, D. Gutiérrez; B. Gutiérrez, C. Fuentes, E. Pavez, A. Bouzat; C. Palacios; A. Oroz, D. Pizarro. DT: Gustavo Quinteros. Cambios: 46’, M. Bolados por B. Gutiérrez y V. Pizarro por D. Gutiérrez; 67’, E. Wiemberg por Oroz; 84’ L. Benegas por Bouzat y J. Thompson por Palacios.

Curicó Unido (1): F. Cerda; A. Barrios, O. Merlo, M. Cahais, R. De la Fuente; F. Ortiz, A. Nadruz, J. Flores; N. Barrios, T. Figueroa y C. Zavala. DT: Damián Pizarro. Cambios: 70’, F. Castro por Flores; 77’, D. Urzúa por Ortiz; 84’ F. Fritz por N. Barrios y D. Coelho por Figueroa.

Gol: 38’, Jason Flores (CU).

Tarjetas amarillas: Quinteros, Pavez y Bouzat (CC); Cerda, Nadruz y Urzúa (CU).

Expulsado: 65’, Maximiliano Falcón (CC).