México: 40 migrantes mueren calcinados en frontera con Estados Unidos

El presidente López Obrador responsabilizó del incendio a los propios afectados, quienes realizaron una protesta cuando se enteraron que serían deportados.

Por EL ÁGORA / Foto: TWITTER

El gobierno mexicano aumentó a 40 el número de migrantes fallecidos a raíz de un incendio ocurrido en una estación del Instituto Nacional de Migración (INM) en Ciudad Juárez, en la frontera con Estados Unidos.

Aunque el presidente, Andrés Manuel López Obrador, había informado del deceso de 39 migrantes en su habitual rueda de prensa matutina, el portavoz de la presidencia, Jesús Ramírez Cuevas, precisó que la cifra de fallecidos es de 40, procedentes de Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras y Venezuela.

“El presidente lamentó el fallecimiento de los 40 migrantes por el incendio de un albergue en Ciudad Juárez, Chihuahua”, expuso Ramírez Cuevas en redes sociales.

El mandatario detalló antes que el incidente ocurrió a las 21:30 de anoche (hora local) en Ciudad Juárez, en la frontera con la ciudad estadounidense de El Paso, Texas, donde primero hubo un saldo inicial de 37 fallecidos.

López Obrador responsabilizó a los propios migrantes por el incendio: “Esto tuvo que ver con una protesta que ellos iniciaron, a partir, suponemos, de que se enteraron de que iban a ser deportados, movilizados, y como protesta, en la puerta del albergue pusieron colchonetas y les prendieron fuego”, declaró.

El mandatario informó que el director del INM (Francisco Garduño) y la FGR (Fiscalía General de la República) ya investigan para deslindar las responsabilidades.

La presencia de migrantes en la zona se ha intensificado este año desde que Estados Unidos anunció nuevas medidas, que incluyen la deportación inmediata de migrantes de Haití, Venezuela, Nicaragua y Cuba que lleguen por tierra bajo el título 42.

El gobierno mexicano también ha afrontado críticas de organizaciones de derechos humanos por aceptar las políticas estadounidenses y desplegar a más de 20 mil miembros de las Fuerzas Armadas en las fronteras para ejercer tareas migratorias.

Según organizaciones civiles mexicanas, 2022 fue el año más trágico para los migrantes en México, pues unos 900 murieron en el intento de cruzar sin documentos hacia Estados Unidos.