Miami Open: comienza el segundo Masters 1000 del año

El que llegó a ser llamado “quinto Grand Slam” tendrá la participación de Nicolás Jarry (23°) y Alejandro Tabilo (44°), además del ya eliminado en la qualy, Cristian Garín (104°).

Por SERGIO RIED / Foto: ARCHIVO

Este miércoles se inicia oficialmente el Masters 1000 de Miami, con la participación de Nicolás Jarry (23°) y Alejandro Tabilo (44°).

Cristian Garín (104°) ya quedó en el camino en la qualy, al caer por 6-3 y 6-4 ante el francés nacionalizado monegasco Valentin Vacherot (146°). Fiel a lo que viene haciendo en los últimos tiempos, el chileno perdió en primera ronda de las clasificaciones.

Es un torneo muy querido por los chilenos, porque allí, el 29 de marzo de 1998, Marcelo Ríos derrotó en la final a Andre Agassi. Cuando aún se jugaba en Key Biscayne, el “Chino” venció por 7-5, 6-3 y 6-4 y se convirtió en número 1 del mundo.

La historia del campeonato, que llegó a ser llamado “el quinto Grand Slam”, comenzó a disputarse en el Rod Laver’s Internacional Tennis Resort de Delray Beach, Florida, en febrero de 1985. Luego se muda, en 1986, a Boca West y, al año siguiente, al Crandon Park de Key Biscayne. Allí, bajo el nombre de Lipton Championships, sacó patente de gran torneo, manteniéndose allí hasta 2018.

MIAMI OPEN

Desde 2019, y con el auspicio del Banco Itaú, se disputa en el Rock Stadium, del Miami Garden. Es un recinto de football americano, adaptado al tenis, con la estructura, el lujo y las comodidades propias de un equipo que reúne multitudes, como los Miami Dolphins de la NFL.

Es en este escenario donde estarán dos chilenos en el cuadro principal: Nicolás Jarry y Alejandro Tabilo (foto principal).

Fortuna disímil tuvieron nuestros representantes. Nico queda libre en primera ronda, a la espera del ganador entre el británico Jack Draper (42°) y el japonés Taro Daniel (78°). Mientras, el nacido en Canadá, enfrentará en primera ronda a un jugador salido de las clasificaciones. Y, en caso de superarlo, enfrentaría al difícil búlgaro Grigor Dimitrov (12°).

Nada muy auspicioso.